Homenaje al circo desde el teatro

Se trata del nuevo show de Pepe y Cachito que hoy a las 15:30 realiza su segunda presentación en el Centro Cultural Municipal. La lectura frente a la cultura de la imagen de la televisión y comer sano frente a la invitación al consumo, son algunos ejes de la trama.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Lo habían adelantado cuando estaba llegando al fin la obra infantil “Dos payasos y un globo”. Esta semana se está presentando el nuevo show de Pepe (José Alberto Fanto) y Cachito (Guillermo Puccetti), con un homenaje al circo. Se trata de dos payasos que andan por distintos caminos de la vida, rescatando inocencias, ternuras, pájaros y globos como es el caso de Patricio. Entre la magia, los juegos y las adivinanzas sobresalen mensajes reflexivos entre los actores y la gente que colmó el martes último la sala del Centro Cultural Municipal (¿habrá sido porque era gratis?). Una de las críticas apunta a las horas que pasan los chicos -público mayoritario- frente a la pantalla de la televisión y la permanente invitación al consumo de comidas “chatarras”. Como propuesa alternativa, Pepe y Cachito efectúan algunas adivinanzas risueñas a los chicos -dejan sus asientos para agolparse hasta el escenario- y como premio los ganadores corredizos tienen que “apiñarse” para agarrar cítricos como naranjas y quinotos. Para contrarrestar a la cultura de la imagen, Fanto preguntó si conocían escritores rafaelinos: alguien contestó: “María Elena Walsh”, ante la risa del resto. Entonces se puso a leer algunos versos del libro “Serafín sin fin” de Fortunato Nari. ¿Conocen quién es Nari?, preguntó en voz alta ante el mutismo de los presentes. Entre los personajes que van apareciendo a lo largo de la obra teatral está el Fantasma (interpretado por Cachito) que genera temor a Pepe -también hasta los niños- que sale saltando a la generosa sala, rompiendo así una y otra vez el área de veda, el espacio que separa el escenario de la platea. Por momentos no hay un silencio sepulcral como en las obras para los grandes por la dinámica propia de los más pequeños en hablar, gritar y correr, que a veces hace perder el hilo conductor y escuchar cabalmente a los actores. Otra vez sobresale la actuación teatral de Pepe Fanto tanto en los parlamentos como en los movimientos, por ejemplo cuando simula a un equilibrista del circo para caminar por una soga imaginaria. Hay que decir que mejoró mucho la dicción de Cachito respecto a la actuación del 13 de mayo último en la obra “Dos payasos y un globo”. El escenario está compuesto por muchos elementos como bambalinas, asientos, la caja donde está el globo Patricio, un bombo que es utilizado para acompañar a la murga actoral, entre otros. El desenlace final de la obra está en el futuro de Patricio que ansía la libertad para volar por el medioambiente. Es así como Pepe sale corriendo desde el escenario, saltando por la nave central de la sala hasta llegar a la vereda, siendo acompañado por grandes y chicos. Así cumple con la promesa de dejarlo volar ante la doble sensación de alegría y cierta tristeza por la partida, como ocurre en la vida cotidiana. Circo, teatro y magia son las opciones que brindan estos artistas rafaelinos para presenciar este circo teatral, siendo una alternativa válida durante las vacaciones.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*