Homenaje a Raúl Alfonsín

Siempre luchó para “ construir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior , proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino: invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia”.

Por Susana Riberi de Calcha (Rafaela)

Compartir:

En el mismo instante en que el pueblo argentino se enteró de la muerte del Dr. Raúl Alfonsín, espontáneamente comenzó a salir a la calle, y fue incesante las muestras de dolor, de reconocimiento- tardío- al único estadista que hubo en nuestro país en los últimos 25 años de democracia. No tengo banderías políticas, pero en las elecciones de 1983, yo voté al Dr. Alfonsín, después de los oscuros años de dictadura militar, encarnaba una alternativa diferente a lo que nos había gobernado hasta ese momento, llegó al gobierno con el 52% de los votos, su lema era que:” con la democracia se come, se educa, se cura”, en un país normal es lo que debería suceder, pero en argentina eso suena a utopía, lo que sucede que con los fondos que deberían ir a alimentación, educación, salud, son desviados a los bolsillos de los gobernantes de turno que se han sucedido en todos estos años. La gente marchó dos días para darle el último adiós al caudillo radical, todos coincidía en afirmar sus valores inquebrantables, su honestidad, desde que se alejó del gobierno nunca se abrió una causa judicial en su contra, estos valores deberían ser normal, pero se vuelven más dignos de destacar, debido a la falta de principios y valores que caracteriza en general a la dirigencia política que lo ha sucedido. Lo cierto es que debió luchar contra la corriente, soportó catorce paros generales, tres levantamientos militares, un conflicto que nos puso al borde de la guerra con Chile, pero gracias a él y a la intervención del Papa Juan Pablo II, fue superado para evitar el enfrentamiento con un país hermano, distendió las tirantes relaciones que había con Brasil, puso la piedra fundamental para la creación del Mercosur, juzgó a las juntas militares que habían gobernado en eso terribles años de dictadura, fue el abanderado de la lucha por los derechos humanos, se le reprocha las leyes de obediencia debida y punto final, pero nunca escuché a nadie que juzgue mal a Menem que fue el que los indultó, también le cuestionan el pacto de Olivos, lo cierto es que aunque no hubiera pactado, Menem igualmente hubieran logrado la reelección, también otro gran reproche fue la hiperinflación que sobrevino, pero ciertamente tuvo tantos frentes que combatir en el plano de la política que no le quedó resto para ocuparse de la economía, pero los que lo sucedieron fueron uno peor que otro, también es cierto que debió dejar seis meses antes el poder, pero siempre su vocación por la pacificación del país evitó inútiles derramamientos de sangre, porque con los saqueos a comercios y supermercados- organizados por manos extrañas- se hubiera desatado una violencia que quizá difícilmente se hubiera podido controlar, privilegió los intereses del país ante que los de su partido o los personales. Siempre luchó para “ construir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior , proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino: invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia” RAÚL ALFONSIN DESCANSA EN PAZ.

Dra. Susana Riberi de Calcha DNI N:11.011.451

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*