“Hay vida desde la concepción, así la ciencia lo ha comprobado”

Así expresó la Mesa Federal de Pastores y Líderes de Argentina a través de un comunicado, en el marco de la celebración del “Día de los Derechos del Niño”.

Compartir:

La Mesa Federal de Pastores y Líderes de Argentina emitió un comunicado con la firma de los pastores David Olivera (presidente) y Dr. Carlos Campos Guzmán (secretario), expresando “su deseo de contribuir al real ejercicio de los derechos y garantías constitucionales de la familia, y de las niñas y niños que son las generaciones futuras, invita a reflexionar a los legisladores nacionales de todo el país, sobre el intento de consagrar el aborto como un derecho”. A continuación se transcribe el mismo:
El ADN que identifica en forma única e irrepetible a cada ser humano se encuentra presente a partir de la concepción.
Esto no es un postulado religioso ni ideológico, sino científico. Esa característica brinda una individualidad y derechos.
El niño por nacer tiene derecho a la igualdad de oportunidades y a ser protegido contra cualquier tipo de discriminación o selección, en razón de su patrimonio genético, etapa de su desarrollo, características físicas, biológicas u otras.
Hay vida desde la concepción, así la ciencia lo ha comprobado.
Hay vida desde la concepción, así lo establece la Constitución Nacional y las normas concordantes.
Hay vida desde la concepción, así lo creemos desde las confesiones de Fe.
Miles de abortos clandestinos se practican anualmente en Argentina. Esta triste realidad es producida por la pobreza y la exclusión. Si sus entornos fueran “saludables”, muchas madres no tomarían esas trágicas decisiones.
El Programa “Mil Días”, proyecto de Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia”, con trámite legislativo 0012-PE-2020, propuesta que celebramos y felicitamos a los autores.
Ahora, el Gobierno vuelve a promover el ya rechazado “Acceso a la interrupción voluntaria al embarazo y a la atención postaborto”, llamado “IVE”, con el trámite legislativo 0011-PE-2020, proyecto que rechazamos, por el art. 29 CN.
¿Por qué rechazamos que se legalice la impropiamente llamada “IVE” -Interrupción Voluntaria del Embarazo-?: porque es aceptar que cada año haya legalmente miles de argentinas y argentinos no nacidos. Miles de argentinas y argentinos que nuestro país necesita cada año. No se trata además de una “interrupción”, eufemismo con el que se intenta suavizar la cruel realidad del aborto: el embarazo termina con la muerte del niño o niña por nacer. No se puede luego reanudar. Y como dijo el propio Presidente “Una vida que se pierde no se recupera nunca más”.
Invitamos a informar a la población las reales estadísticas, que no son las comunicadas por los promotores de la IVE.
Legalizar que las gestantes decidan libremente sobre la vida o muerte del ser humano que crece en su vientre es algo que viola la Constitución Nacional, la normativa concordante y las bases sobre las cuales se ha fundado nuestra Nación.
Ellas merecen una solución superadora del aborto. La muerte de un inocente no puede ser nunca una solución.
En nuestro futuro, millones de argentinas y argentinos no desarrollarán sus vidas, no serán ciudadanos ni harán familia, serían eliminados, mediante prácticas sangrientas, como desaparecidos invisibles y silenciosos en democracia.
Finalmente, hoy “Día de los Derechos del Niño” se conmemora el 61º aniversario de la Declaración de los Derechos del Niño, citamos parte de su preámbulo: “el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento” e interpelamos a la sociedad toda, acerca de qué protección antes de su nacimiento le estaríamos brindando si el aborto fuera legal.
Hoy y siempre diremos: nunca más a los abortos, ni clandestinos ni legales. La vida no se debate. Se defiende.
Rogamos a nuestro Dios, fuente de toda verdad y justicia, que estas políticas dañinas dejen de ser promovidas, saludamos a toda la población con nuestra bendición en el nombre del Señor Jesús y nos encomendamos a Él.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*