Gramado y Canela: dos “cidades” con estilo europeo

20160110_101404 20160111_120345 20160110_112119

Por Emilio Grande (h.).- Se trata de dos ciudades ubicadas en la sierra gaucha del Estado Rio Grande do Sul, ubicadas en una altura de 800 metros sobre el nivel del mar, a 124 kilómetros al norte de la capital Porto Alegre y a 185 km de Torres, que está pegada al mar. A decir verdad, no parecen que fueran dos ciudades de Brasil, más bien tienen un estilo arquitectónico y de vida más cercano a países europeos como Suiza o lo que se puede observar visitando Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba. Las temperaturas son muy agradables, en verano con una media de 25° C y a la noche no es necesario dormir con ventiladores o aire acondicionado. En invierno descienden a casi 0 grado y en algunas ocasiones suele nevar. La distancia de apenas 8 kilómetros entre ambas “cidades” hace que se las tome como un único polo turístico: los visitantes suelen hospedarse en una de ellas y luego hacer tours y excursiones en la otra. Un elemento característico del lugar es la heterogénea vegetación, destacándose la masiva presencia de la flor hortensia, que embellece no sólo en jardines privados sino también en parques públicos, calles y rutas. En cuanto a su historia, a fines del siglo XIX la región comenzó a recibir inmigrantes europeos y así Gramado y Canela se fueron poblando de italianos y alemanes, además de portugueses. Estas ciudades cuentan con un sinnúmero de lugares para visitar que las hacen muy atractivas y turísticas: en Gramado están el artificial Lago Negro (similar al de Esperanza pero más hermoso), el “Mini Mundo” para los chicos, los museos del automóvil (los clásicos de las marcas más reconocidas con la opción de alquilar un auto; mientras Rafaela sigue esperando un museo…), de la cera (con los personajes famosos del mundo, como hay en Londres), de la moda, el Festival Internacional de Cine; en Canela el museo Mundo a vapor (con réplicas en miniaturas de la revolución industrial en funcionamiento y un paseo en un trencito), el valle de los dinosaurios, el Parque del Caracol con su bella cascada (se puede disfrutar también en teleféricos y aerosillas), Mundo Helado, la imponente Catedral, entre otros. Un detalle no menor es la ornamentación para las fiestas de fin de año en las principales avenidas, teniendo representaciones de árboles navideños, pesebres, Papás Noel, animales típicos de la época. Para destacar, el orden, la limpieza, la amabilidad de la gente, no hay semáforos dentro de las ciudades, muchas avenidas y rotondas, y en las sendas peatonales se respeta el derecho del peatón (todavía cuesta instalarse en nuestra ciudad).

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *