Funerales de Michael Jackson

No se correspondieron con su estética. Me pareció más un “quedar bien” con esa numerosa famillia de la que se hallaba casi distanciado.

Por Rosa Mayo de Marcuzzi (Esperanza)

Compartir:

Todos somos propensos a leer u observar los acontecimientos de relevancia mundial.La muerte de Michael Jackson, a los 51 años, lo fue sin duda. Con anterioridad a sus funerales, celebrados ayer en un gran estadio ubicado en la zona residencial de Hollywood, varios días despues de su fallecimiento, producido el 25 de junio a las 14,25 hora de Los Angeles, y después de numerosas autopsias y trascendidos, tuve oportunidad de interiorizarme un poco de su vida, especialmente en una extensa entrevista que le hicieran años atrás en Alemania. Me pareció un joven con gran sentido estético, con mucha dulzura, dotado de una voz casi tenue pero vibrante al cantar, nimbado de cierta genialidad, y tragedia a la vez. Comprender a gente así no es fácil para los seres comunes. Cuando iba finalizando el reportaje, advertí indicios de viejos dolores, de carencias afectivas, y de cosas tremendas que le sucedieron, como así tambíén la probabilidad de que este magnífico artista se fuera deteriorando más psíquicamente. Bello, muy bello me pareció. Sus funerales, no se correspondieron con su estética. Me pareció más un “quedar bien” con esa numerosa famillia de la que se hallaba casi distanciado. No todos los participantes, porque algunos fueron auténticos y comprendieron la jerarquía del momento, como el grupo de Londres, la congresista de Texas, algunas cantantes y especialmente el bajista John Mahjor. Jennifer Hudson me gustó, algunos cantantes también, la iniciadora lo mismo, pero, la familia… Muy digna la actitud de Elizabeth Taylor. Simplemente, no concurrió. Quizás lo comprendía mejor.Lo mismo Daiane Ross. ¡Qué distintos hubieran sido sus funerales en una concepción propia del artista!Bastaban algunos blancos,alguna estrellas, bastaba él. Esperemos que la película que filmará Johnny Depp próximamente, nos gratifique a quienes podamos verla en todo el mundo, con un arte, una estética, un simbolismo, acordes con la magnificencia del “REY” que ha pasado por la vida alegrando a tantos seres, con su esplendor y su magia.

Rosa Mayo de Marcuzzi

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*