Fidel Castro, una figura controvertida

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela FM 90,9, que conduce Emilio Grande (h.).- A decir verdad, la muerte del líder de la revolución cubana a los 90 años está generando voces a favor y en contra en distintos lugares del mundo, inclusive en la Argentina a la que vino varias veces. El movimiento revolucionario cubano de izquierda provocó la caída del régimen del dictador Fulgencio Batista el 1 de enero 1959. ¿Cuáles fueron las consecuencias positivas y negativas? Entre los éxitos se pueden destacar el deporte, la educación y la salud en forma pública y gratuita, de hecho muchos se hicieron atender en la isla por el nivel de excelencia de la medicina. El sistema de salud es universal y exportable: hay médicos cubanos trabajando en más de 60 países. Su expectativa de vida es la más alta de América latina y superior a la de los Estados Unidos, mientras sus tasas de homicidios y mortalidad infantil son las más bajas. Las tasas de escolarización y alfabetización son altas incluso en comparación con Europa del Sur, aunque ya lo eran antes de la revolución. En cambio, su PBI es inferior no sólo al de Puerto Rico, sino también al de la República Dominicana. La libertad es amplia para los que apoyan el régimen y para los disidentes que consiguen llegar a la otra orilla (el 10% vive en Estados Unidos), pero limitada para el resto. Al respecto, en una entrevista que le realicé a la médica cubana Hilda Molina en Rafaela el 31 de agosto de 2014 fue determinante: “lo más importante para el ser humano es la libertad y no se puede vivir sin ella, no podés renunciar a la libertad a cambio de nada y nos han quitado la libertad”. La vida cotidiana es agradable por el clima y penosa por las efectividades conducentes: altos jerarcas cubanos reconocen, en privado, que contrabandean productos escasos y pagan coimas a “empresarios informales” para tener Internet en casa, opina el politólogo Andrés Malamud de la Universidad de Lisboa. Cuba impulsó la guerrilla en la Argentina y otros países desde los años 60, pero nunca alzó su voz contra la dictadura de Videla. Al contrario, Fidel se cansó de tejer acuerdos diplomáticos con los militares. En 1962 EE.UU. impuso un embargo económico a la isla considerada como bloqueo económico en el marco de las Naciones Unidas y rechazada cada año por la asamblea general. Recientemente, el presidente Obama y Raúl Castro avanzaron en levantar el bloqueo, mediante gestión del papa Francisco, pero debe aprobarlo el Congreso; además reestablecieron vínculos diplomáticos. ¿Qué hará ahora el nuevo presidente Trump? Luego de perseguir durante años a la Iglesia Católica, en 1998 estuvo el papa Juan Pablo II, expresando “que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”…frase que aún sigue vigente.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *