Eucaristía y caridad

Mensaje del arzobispo de Santa Fe José María Arancedo sobre el Corpus Cristi.

Compartir:

A mi regreso de Aparecida (Brasil) donde participé de la Vª Conferencia del Episcopado Latinoamericano, retomo este encuentro semanal a través del cual trato de compartir con ustedes algunas reflexiones desde el evangelio. Para el cristiano el Evangelio no es un libro más entre otros, sino la fuente del diálogo con Dios y la revelación de la verdad que ilumina y acompaña el camino de su vida. Para esto he venido nos diría Jesucristo. En otra oportunidad les hablaré sobre este encuentro de Aparecida. Hoy quiero detenerme en dos acontecimientos que hacen a la vida cristiana, me refiero a la Eucaristía y a la Caridad. Este fin de semana celebraremos, precisamente, la Fiesta del Corpus Christi y, además, la colecta anual de Caritas.

El Cuerpo de Cristo, la Eucaristía, es el modo de presencia mayor con el que Jesucristo ha querido quedarse con nosotros. Para ello utilizó el signo del alimento, el pan, y lo elevó al sacramento de su presencia entre nosotros. Aquel “tomen y coman porque esto es mi cuerpo”, que les dijo a sus discípulos, hoy lo celebramos y actualizamos en cada Misa. La Eucaristía, la comunión, no es algo secundario sino la posibilidad de vivir esta misma vida nueva que nos trajo el Señor. Para los primeros cristianos esto era tan importante que llegaban a decir, incluso en tiempos de persecución cuando había peligro para sus vidas, “no podemos vivir sin la Misa, sin la comunión del omingo”. Este fin de semana vamos a celebrar esta realidad, la Fiesta del Cuerpo de Cristo. Qué importante sería que en esta celebración volvamos a descubrir la riqueza de este sacramento, y valoremos el domingo como el día en que el Señor nos convoca para comunicarnos su vida.

El fruto de esta presencia de Dios en nosotros es el amor. Dios es Amor, nos dice san Juan. Por ello la Caridad para el cristiano es el signo y el compromiso del encuentro con Jesucristo. No podríamos decir que Dios está en nosotros, sino mostramos su presencia a través del amor. En esto conocerán que son mis discípulos, nos dice el Señor, el amor que se tienen. Para un cristiano celebrar la Eucaristía es hacer presente a Jesucristo y comprometernos con su Vida frente a nuestros hermanos, sobretodo, como él lo hizo, con los más necesitados. Así Caritas, es para la Iglesia, para el cristiano, la exigente consecuencia de celebrar la Eucaristía. Este año la colecta tiene por lema: “Si juntos nos comprometemos crecemos todos”. Es una invitación a expresar nuestra solidaridad con aquellos hermanos que viven condiciones de pobreza y marginalidad. Caritas quiere estar presente junto al que sufre, para ello necesita de nosotros, y por ello nos convoca a ser generosos.

Queridos amigos, esperando que este fin de semana nos encontremos con el Señor y podamos compartir nuestra ayuda con quienes más lo necesitan, les hago llegar junto a mis oraciones, mi bendición como Obispo y amigo.

Mons. José María Arancedo Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

Este texto corresponde al Micro Radial que se emite por LT9 (AM 1150) los sábados a las 13:00hs.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*