Escuela Normal: llegaron a un acuerdo entre padres y docentes

Los padres manifiestan la necesidad de buscar alternativas de diálogo para evitar que los festejos de fin de año de próximas promociones lesionen intereses de terceros. El cuerpo docente reconoce que el discurso pronunciado y el tono no estuvo acorde a las circunstancias.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Por Emilio Grande (h.) A pocos días del acto de colación de la ex escuela Normal (Domingo de Oro N° 204) realizado el 10 de diciembre último y en medio de cruces verbales y el síntoma de una sociedad en crisis, finalmente en la tarde de ayer a las 18 horas apareció el “humo blanco” entre las partes. Del acuerdo participaron personal docente de la escuela encabezado por el director Carlos Dellasanta, las vicedirectoras María Luisa Ronchi y Mónica Veliz, acompañados por docentes de la institución; el supervisor de educación secundaria José Arregui -enviado por la delegada regional juntamente con el equipo de apoyo socioeducativo de la Regional de Educación III- y un grupo de padres de la promoción 2009 -convocados espontáneamente-. Luego del intercambio de opiniones emitieron el siguiente comunicado: “Los padres manifiestan la necesidad imperiosa de buscar alternativas de diálogo para evitar que los festejos de fin de año de próximas promociones lesionen intereses de terceros y censuran los acontecimientos del día 26 de noviembre, oportunidad de la celebración de fin de actividades escolares. “El cuerpo docente encabezado por Dellasanta reconoce que el discurso pronunciado y el tono del mismo, el día de la colación de grados, no estuvo acorde a las circunstancias y contenía términos que no reflejaban la realidad sobre las cualidades morales de los alumnos y pudo herir susceptibilidades. “Si alumnos, padres y familiares se sintieron agraviados es propicia la oportunidad para expresar las disculpas del caso e invitar a los alumnos a seguir sintiendo a la escuela ex Normal como su propia casa”. Además, se decidió que en una próxima reunión a convenir se entregarán premios a algunos egresados y destacarán sus actitudes positivas. Parece una novela pero en menos de doce horas la noticia cambió 180 grados. A las 11 horas de ayer se hizo una conferencia de prensa encabezada por un grupo de unos 40 padres autoconvocados, destacándose la figura del doctor Carlos Zimmermann, quienes se habían reunido previamente el lunes en el Aero Club en el que se había elaborado un duro documento titulado “Otra campana”, el que harían llegar a la Regional, Ministerio de Educación y a la Secretaría General de la Gobernación. En líneas generales, dice que los docentes actuaron equivocados insultando a sus hijos y en desagrado por la actitud de los profesores considerada “cuasi-castrense”, con un acto contrario a las normas protocolares, ya que no se hizo la entrega de la bandera ni se mencionó a los alumnos destacados, tratándolos de “borrachos, cobardes y trasnochados”.

PARA REFLEXIONAR

Sin ánimos de buscar culpables ni tampoco levantar polvareda luego del acuerdo entre las partes involucradas, esta vivencia permite hacer diferentes análisis y lecturas. En primer lugar lo que ocurrió es un síntoma de esta sociedad en crisis con falta de apego a las normas de convivencia de los actores involucrados, porque más allá de si fueron la mayoría o la minoría de los alumnos, los hechos existieron el último día de clases con bombas de estruendo, cánticos, banderas, vuelta olímpica y papelitos; 15 días antes hubo otro capítulo con acciones similares y se habían escapado del establecimiento, como también con bombas al inicio de clases con la queja de los vecinos. No es la primera vez que esto ocurre en esta escuela sino que viene de años y la gravedad del problema es que se repite en otros establecimientos educativos de la ciudad. ¿No será el momento de empezar a aplicar sanciones? En este caso la decisión tomada fue no sancionar para terminar “en paz el año”. Al mismo tiempo, los actos de colación tienen que ser respetados aun cuando el tono y el maltrato moleste a los presentes; ciertamente se pudo decir lo mismo con otras palabras. También aparece la ausencia de la responsabilidad de muchos padres en poner límites a sus hijos y no delegar en la escuela, y lo que es peor no son pocas las veces que apañan a sus hijos. Para el bien de la comunidad educativa se salió del difícil pantano que se presentaba al mediodía de ayer, pero debe servir de experiencia para el 2010.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*