Escándalo de los vacunados VIP y la condena a Báez que salpica a Cristina

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio El Espectador (FM 100,1) de Rafaela.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- En los últimos días la opinión pública argentina fue sacudida por dos importantes noticias, que generan un gran impacto social con implicancias en el actual gobierno nacional en el plano político y de cara a las elecciones legislativas de este año.

Por un lado, está el grave escándalo de los vacunados VIP (very important person) que cada día que pasa genera más novedades y sorpresas sobre el modus operandi de los funcionarios del Ministerio de Salud, que provocó la renuncia del cuestionado Ginés González García, noticia que tuvo trascendencia internacional pero este escándalo se repite en otros países de la región: Brasil, Ecuador, Perú y Surinam.

Para una analista, el escándalo del Vacunatorio VIP reaviva el fantasma de  la corrupción y dinamita las expectativas

El que destapó la “olla” fue el periodista kirchnerista Horacio Verbitsky, quien admitió en una emisora radial que integrantes del Ministerio de Salud le ofrecieron aplicarle la vacuna Sputnik V contra el Covid-19, primero iba a ser en el Hospital Posadas y luego se concretó en la sede del Ministerio.

Primariamente, eran 70 los vacunados VIP, entre otros, Alberto Fernández, Felipe Solá, Martín Guzmán, Daniel Scioli, Carlos Zannini, el ex ministro Ginés, Eduardo Duhalde y su familia, Jorge Taiana, Eduardo Valdes, Hugo Moyano, Hugo Curto, Gabriel Michi, el padre y los suegros de Sergio Massa. Ahora se conoció que fueron más de 13.000 los vacunados VIP considerados “personal estratégico” en distintas provincias, pero no se conocieron los apellidos. En Santa Fe, desmintieron que el gobernador Perotti y su familia se hayan vacunado.

Se trata de personas que no tienen la edad necesaria o no respetaron el protocolo de turnos y de prioridades. Todavía no se terminó de vacunar al personal de salud que es esencial, que está en el frente de batalla, y hay millones de personas con más de 60 años y con enfermedades prevalentes que esperan la vacuna.

Luego de pedirle la renuncia, llamativamente el Presidente respaldó públicamente al ex Ministro de Salud, considerando un “escenario mediático de escarnio público” y una payasada porque dice que no existe un delito. ¿Alberto no sabía nada?

En este contexto, el fiscal Eduardo Taiano imputó a González García y a su sobrino Emilio Bonelli por la aplicación arbitraria de vacunas a dirigentes, funcionarios y personas vinculadas al kirchnerismo, luego de la presentación de 13 denuncias, allanando el Ministerio de Salud y el Hospital Posadas.

Por este escándalo, este sábado a la tarde habrá marchas en todo el país contra el gobierno nacional, en nuestra ciudad será a las 18 horas en la plaza 25 de Mayo.

Al mismo tiempo, el empresario santacruceño Lázaro Báez fue condenado a la pena de 12 años de prisión por haber lavado alrededor de 55 millones de dólares provenientes de la corrupción, en una causa que se conoce como “la ruta del dinero K”.

El fallo fue dictado por el Tribunal Oral Federal N° 4 con el voto de los jueces Néstor Costabel y sus colegas Gabriela López Iñiguez y Adriana Palliotti que de manera unánime entendieron que Báez lavó millones de dólares provenientes de la comisión de delitos.

El tribunal ordenó decomisar 61.130.860 dólares y 4.174.697 pesos en total, que es el producto del delito del lavado de dinero en que incurrieron Lázaro Báez y el resto de los condenados por la Justicia. Los decomisos se ejecutarán cuando quede firme la sentencia.

La condena incluye a otras 22 personas incluidos el hijo de mayor de Báez, Martín a 9 años de prisión, como coautor), Leandro (a 5 años), Luciana (a 3 años, con cumplimiento en suspenso) y Melina Báez (a 3 años, con cumplimiento en suspenso), ya que aparecen como beneficiarios finales de las cuentas en Suiza por las que circuló ese dinero que fue blanqueado tras sucesivas operaciones en paraísos fiscales de América y Europa.

Esta condena contra Báez impacta en el juicio que se le sigue Cristina Kirchner, que está acusada de favorecer al empresario con contratos de obra pública, pues los jueces de la mayoría del tribunal dieron por probado que ese dinero ilícito provenía de esos contratos.

Por ahora Lázaro Báez no volverá a la cárcel y seguirá con arresto domiciliario en una casa del conurbano hasta que se conozcan los fundamentos prevista para abril.

Es un claro mensaje para los políticos corruptos y todavía hay jueces probos que se juegan por la Constitución y la verdad…

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*