El sembrador

La pena es que los años pasan, envejecemos esperando ver a la Argentina como la gran potencia que debería ser de acuerdo a sus recursos, pero a pesar de todo debemos tener esperanza que alguna vez nos gobierne algún “sembrador”que anteponga el bienestar del país a sus apetencias personales.

Por Dra. Susana Riberi de Calcha (Rafaela)

Compartir:

El que alguna vez haya escuchado la palabra de Dios, habrá oído en reiterados pasaje de la Biblia que Él habla permanentemente del sembrador, como una actividad muy honorable porque a través de ella se da vida, a las plantas, a los animales, principalmente al hombre porque por medio de la siembra le procura el sustento para su vida y desarrollo, aunque muchas veces hasta ahora esa actividad había pasado desapercibida, con los interminables días de conflicto con el campo, se empezó a descubrir cuan importante es la tarea del sembrador, que si bien es silenciosa, y muchas veces ignorada, debemos darnos cuenta que en definitiva es el principio de la vida, hay que descubrir la verdadera dimensión de esta tarea, porque para el desarrollo de todas las actividades ya sea lechería, ganadería o agricultura, siempre es necesario la labor del sembrador, cuando en la parábola del sembrador Jesús habla de los distintos terrenos donde puede caer la semilla, una de ellas es: “ en el terreno lleno de rocas ella cae pero no va a germinar porque no es el ámbito propicio ni adecuado para que sobreviva”, creo que esta es la instancia en que nos encontramos en esta parte de la historia, estamos gobernados por personas que tienen su corazón duro como esas rocas, esa aridez, los hace incapaces de entender la verdad, porque están ciegos por la ambición, el egoísmo, el odio, el rencor, no hay espacio en sus corazones para que pueda germinar la semilla de la vida, de esa vida que no son capaces de entender, porque basta observar la mirada de la gran mayoría de los agricultores para darse cuenta, que la de ellos es diferente, porque le ponen amor a esta tarea, no nos olvidemos que luchan contra la adversidad climática, que muchas veces los dejan con las manos vacías, pero sin embargo vuelven a apostar por que algún día la cosa va a cambiar, y así se pasan la vida con la esperanza de un mañana mejor, son optimistas por naturaleza sino no podrían desarrollar esta tarea. Después de la votación en el Congreso de la Nación, fueron las palabras del Vice Presidente Julio Cobos : “ mi voto no es positivo” las que pusieron fin a tantos días de conflicto y fue la actitud que permitió pacificar el país, pese a que tuvo que soportar todo tipo de descalificación hacia su persona, lo trataron de traidor, comparándolo con el personaje bíblico de Judas, pero como contra cara a todas esa humillaciones, obtuvo el reconocimiento del pueblo en general, y el agradecimiento porque con su decisión llevó tranquilidad a todos los puntos del país que estaban al borde de un estallido; a pesar que se produjeron algunos cambios en el gabinete y secretario de agricultura, la actitud del gobierno no cesa respecto de su ataque permanente al sector, ya que con la inaguración de una nueva Exposición Rural de Palermo, quedó evidenciado que es lo que se puede esperar de la Presidenta y su marido, es decir nada, prohibieron hasta la participación del ejército en el evento, las provincias que son aliadas del gobierno Nacional, a pesar de haber pagado los stand, no concurrieron a la tradicional exposición, marcando una actitud, estúpida e infantil. A pesar de lo que significó la lucha contra las retensiones confiscatoria, nuevamente se está evaluando colocarlas al 40 %, realmente no entienden nada, solo de odios y rencores. En ocasión de un viaje reciente que hice, me contacté con un paraguayo que me pidió que le explicara cual había sido el origen de semejante conflicto, me decía “que en otros países no alcanzaban a entender cual era el fondo de la cuestión”, a lo que yo respondí que no se preocupara porque muchos argentinos tampoco lo entendían, pasé a enumerarle uno a uno los problemas que aquejaban al sector agropecuario: el cierre de las exportaciones de carne y trigo- que persiste- el cierre de muchísimos tambos por falta de incentivos a la producción láctea y pérdida de rentabilidad, una retensión móvil a los granos que de acuerdo al precio internacional de la soja por ejemplo, rondaba en el 45% cuando se la implementó, que fue la gota que rebalsó el vaso, pero que el problema es que además tributamos el 35% de impuesto a las ganancias, a esta altura de la conversación sus ojos aumentaban considerablemente de tamaño, a los que acompañó una expresión: ¿pero esto quiere decir que el gobierno se les queda con todo? a lo que respondí que así es, pero que allí no terminaba todo porque además nos cobran anticipos de las ganancias del año que viene, que no sabemos siquiera si vamos a estar, el IVA al consumo en un 21%, sus ojos ya no cabían dentro de las órbitas, pero agregué que también teníamos que pagar impuestos inmobiliarios rurales, tasa por hectárea, comité de cuencas, los insumos para producir, los arrendamientos en muchos casos, además pagar otros impuestos y servicios en las ciudades donde vivimos, y después de todo eso, tenemos los gastos para alimentarnos, vestirnos, estudiar, salud, realmente no podía creer lo que yo le relataba, me preguntó ¿como podíamos subsistir a tanta presión tributaria y seguir produciendo?, me dijo: “Argentina es un país maravilloso, lástima los políticos que tanto daños les han causado, también nosotros en mi país hemos tenido una sucesión de gobiernos corruptos, pero hemos mejorado muchísimo”, a lo que agregó” en “Paraguay no tenemos retensiones agropecuarias, y el impuesto a las ganancias que años anteriores era altísimo con enorme evasión, lo han fijado en el 10%, ahora todo el mundo paga, no hay evasión”, realmente como pueden seguir con este tipo de políticas? Nosotros tampoco nos explicamos, la pena es que los años pasan, envejecemos esperando ver a la Argentina como la gran potencia que debería ser de acuerdo a sus recursos, pero a pesar de todo debemos tener esperanza que alguna vez nos gobierne algún “sembrador”que anteponga el bienestar del país a sus apetencias personales.

Dra. Susana Riberi de Calcha DNI 11.011451

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*