El problema de la escrituración de más de 1.000 loteos en Rafaela

Se  trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande. Hace bastante tiempo a esta parte que más de un millar de familias rafaelinas compraron sus lotes de buena fe a las inmobiliarias y ahora se encuentran en una situación penosa de no saber cuándo van a escriturar sus terrenos.

En este contexto, los distintos actores involucrados se han tirado la “pelota” sobre quien tiene la responsabilidad a la hora de resolver esta problemática que en el fondo de la cuestión es medioambiental como así también la falta de planificación.

Por este motivo se realizó hace unos días una reunión en el Concejo Municipal con la participación de funcionarios provinciales y municipales, desarrolladores urbanos y los que compraron los terrenos.

Lo que salió de ese encuentro es que todo se iría solucionando con la buena voluntad de la Provincia y los “capos” de las inmobiliarias para tratar de encauzar la futura escrituración.

Pero el sábado pasado en este programa radial fue entrevistada Antonela Borgogno -una del millar de afectados-, expresando que “nosotros compramos el lote con las obras incluidas, pero hace tiempo que tenemos este problema. En la reunión hablaron de la falta de estudio de impacto ambiental, agua en los nuevos barrios y un estudio hídrico”.

En la oportunidad, la entrevistada aclaró que no estaba segura que se haya solucionado esta difícil situación sin perder la esperanza de alcanzar un acuerdo entre todas las partes involucradas.

Una de las consecuencias es que no pueden empezar a comprar materiales y edificar porque quien les garantiza que contarán con la respectiva escritura en el corto plazo, en una coyuntura de inflación permanente en la economía argentina.

¿A quién le corresponde pagar las obras de urbanización? ¿Será el gobierno provincial, a los desarrolladores y/o los futuros compradores?

A decir verdad, se puede observar una falta de planificación en el proceso de urbanización vertiginoso que viene teniendo nuestra ciudad. En este sentido, no pueden mirar para el costado los Estados municipal y provincial en la realización de obras para la provisión de agua corriente y cloacas.

Al mismo tiempo, las inmobiliarias persiguen un lucro económico como lo constituye la venta de terrenos en distintos sectores de Rafaela, ¿no tienen su cuota de responsabilidad en garantizar que los servicios se puedan contar para los futuros vecinos? Acá está ausente una mirada del bien común porque lo que está visible es la puja de intereses particulares.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*