El precio del poder

Quiera Dios que nazca un líder en nuestro país que por sobre toda las cosas tenga como meta esencial colocar a la Argentina en el escalón más alto al que debería haber estado sino fuera por la clase política corrupta que siempre nos gobernó y nos traicionó.

Por Susana Riberi de Calcha (Rafaela)

Compartir:

A medida que pasan los días y nos vamos enterando de los detalles del caso que tiene conmovido y en vilo a todo el país, el triple crimen de Gral. Rodríguez- Forza, Ferrón y Bina- al que se le sumó el suicidio de Vilan, todos jóvenes entre 32 y 37 años, toda una vida por delante, pero que prefirieron vender su alma al diablo por dinero, acelerando todos los tiempos, queriendo tener en dos o tres años, lo que antes llevaba, dos o tres generaciones conseguir un cierto capital, pero era fruto en su gran mayoría del esfuerzo, del bisabuelo, del abuelo, del padre, pero como ahora lo que se busca es tener todo “ya”, no importa el precio que haya que pagar, y no es casual que sean todos de la misma edad o de una misma generación, pues se formaron con la ideología introducida por ciertos “guru” de la política para los que su lema es que “todo vale”, no importa como lo consigamos, que el exitoso es el que miente, estafa, corrompe, se vende al mejor postor, con tal de tener el mejor auto, la mejor casa, las mejores ropas, viajes, ese es el ejemplo a seguir, para que esforzarse, eso es de estúpidos, de giles. Cuanto más detalles se van conociendo, vamos dándonos cuenta que detrás de todo está el poder político, causas que se van entrelazando, hasta encontrar un hilo conductor, el narcotráfico y el crimen organizado, no es posible que nos este pasando tantas cosas a nuestro país, lo están convirtiendo en zona liberada para que operen las mafias, con la protección de algún sector de la política, así es como se financia la misma en muchos casos, porque el dinero compra voluntades, la gran mayoría tiene precio, se vende, y muchas veces como en este caso lo pagan con la vida, no nos engañemos, dos más dos es cuatro, y cuando vemos grandes mansiones, autos importados que valen fortunas, y nos preguntamos pero ¿este de que vive?, hay una gran parte de esas grandes fortunas que si funcionara la justicia como debería, no podrían explicar el origen de las mismas; un padre o una madre que ve como su hijo en dos o tres años logra un crecimiento económico vertiginoso, siendo en muchos caso empleados de una empresa, no se preguntan ¿como es que logró todo eso?, que lo más seguro que ellos no pudieron en toda su vida conseguirlo. Se acabó la ideología del esfuerzo, del valor de las cosas logradas con mucho sacrificio, hoy a los jóvenes les damos todo servido, hasta para hacer cinco cuadras los llevamos en auto, lo que piden así nos endeudemos se los compramos porque el otro lo tiene, chicos de diez años con celulares, los padres argumentan que es para saber donde están o por su seguridad, en muchos casos se los compran porque da status, cada vez más cosas, pero igual no son felices porque la palabra favorita de los chicos hoy es “ estoy aburrido, no se que hacer”, y tienen de todo, lo que prueba que el tener cosas no nos hace más felices, al contrario, lo que no se consiguió con esfuerzo no se valora porque lo tenemos muy fácil, por lo tanto pierde interés rápidamente. Se le suma ahora el escándalo por el juicio en EEUU sobre el tema de las valijas de Antonini Wilson, en Argentina la causa está estancada, lo peor de todo es la sospecha de cómo se financió la campaña política de la actual Presidenta de nuestro país, las donaciones hecha para la campaña de alguno de los empresarios muertos en Gral Rodríguez, donde se sospecha de las conexiones con el narcotráfico, en otro país donde las Instituciones y la justicia funciona, la primera mandataria debería enfrentar un juicio político, pero como Argentina es el reino del revés, no pasa nada, todo sigue igual. Días pasado cuando Cristina kirchner, viajó e Brasil, elogió y dijo envidiar a los empresarios brasileros, si realmente son dignos de envidia, pero por tener un Presidente como Lula, que defiende los intereses de su país, apuesta y financia a los sectores productivos y no como los Argentinos que tenemos una Presidenta que odia al sector más dinámico de la economía y que fue el que nos sacó de las grandes crisis, realmente envidiamos a los empresarios y al Presidente de Brasil, deberíamos tener uno como él al frente del nuestro, seguramente con el potencial que tenemos y un político como él seríamos una potencia mundial, no la vergüenza y el hazme reír en que nos hemos trasformado, queda demostrado que no hay que ser abogado, licenciado o tener grandes títulos, ni ser graduado en Harvard, para llevar los destinos de un país adelante, sino tener una gran vocación política, honestidad, intuición, y por sobre todo privilegiar los intereses del país ante que los propios, quedó demostrado como un hombre simple, que se hizo desde abajo, fue obrero, sindicalista pudo llegar al máximo cargo que puede aspirar obtener un ciudadano, quiera Dios que nazca un líder parecido en nuestro país que por sobre toda las cosas tenga como meta esencial colocar a la Argentina en el escalón más alto al que debería haber estado sino fuera por la clase política corrupta que siempre nos gobernó y nos traicionó.

Dra. Susana Riberi de Calcha DNI 11.011451

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*