El papelón de Cristina en dos universidades de Estados Unidos

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.). La presidenta volvió a exhibirse tal como es: una mujer soberbia, agresiva, discriminadora al afirmar que “estamos en Harvard, no en La Matanza”. Lo peor del caso es que no queda solamente ella mal ante el mundo sino que además estuvo en juego la imagen de la Argentina.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Recientemente, estuvo la presidenta Fernández de Kirchner en la asamblea general de la ONU y también fue invitada para disertar en las universidades Georgetown en Washington y en la prestigiosa Harvard en Cambridge. Una vez más Cristina no estuvo a la altura de las circunstancias al ser la máxima autoridad de los argentinos, por empezar a la última casa de estudios llegó casi una hora tarde -algo común de casi todos los argentinos- pero en otras partes del mundo los horarios se respetan a rajatabla. Lo más gravoso fueron las mentiras que formuló una vez que se abrió el espacio de las preguntas con los alumnos de distintas partes del mundo, menospreciando y maltratando a los estudiantes como si se tratara de una mesa de café o un partido de fútbol. Una de las consultas formuladas fue sobre el cepo cambiario que hace unos días se cumplió un año sobre esta medida desafortunada porque no permite a la gente disponer la compra de otras monedas, negando Cristina la existencia de esta situación y luego justificó la medida. Respecto a su aumento desmedido del patrimonio desde el 2003 a la fecha estimado en un crecimiento del 928% cuando de los 6 millones de pesos hace 8 años ahora es de 70 millones, la titular del PEN dijo que su fortuna se debe primero como una abogada exitosa y luego como una presidenta exitosa. No hay que olvidar la compra de tierras fiscales en el sur del país a muy bajo costo para luego realizar inversiones. En otro momento del diálogo con los alumnos de Harvard sostuvo Cristina que “nunca hubo como hoy tanta libertad de expresión”, hablando todos los días con millones de argentinos y sus funcionarios brindan conferencias de prensa. A decir verdad, desde 2007 a la fecha ella brindó solamente cinco ruedas de prensa en nuestro país. Un tema por demás de urticante al que nunca trata de mencionar en sus discursos por la cadena nacional es la inflación que preocupa a la sociedad y especialmente golpea a los más pobres. Aclaró que si sería del 25% anual ardería el país, pero Cristina hace muchos años que no sale de compras a los supermercados, sumado a su alojamiento diario de 4.500 dólares en el hotel en Nueva York. Otra de las consultas efectuadas fue sobre la posibilidad de reformar la Constitución que le posibilite ir por la re-reelección en 2015, expresando que no depende de ella esta decisión. ¿Habrá cambiado de parecer luego de los masivos cacerolazos de setiembre en gran parte del país? Hablando de cacerolas, también sufrió la protesta de decenas de argentinos en Nueva York. En lugar de haberse mostrado abierta al disenso, Cristina Fernández volvió a exhibirse tal como es: una mujer soberbia, agresiva, discriminadora al afirmar que “estamos en Harvard, no en La Matanza”. Lo peor del caso es que no queda solamente ella mal ante el mundo sino que además estuvo en juego la imagen de la Argentina.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*