El Papa alienta a católicos y ortodoxos a evangelizar Europa

Para que redescubra los valores que han forjado su historia.

Compartir:

VIENA, miércoles, 3 mayo 2006 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha alentado a católicos y ortodoxos a evangelizar Europa para que el viejo continente pueda construir su futuro con el patrimonio de valores que le transmitieron sus antepasados. La invitación papal aparece en el mensaje que en su nombre ha enviado el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado vaticano, al primer encuentro de cultura en Europa que organiza un organismo de la Santa Sede y el patriarcado ortodoxo de Moscú del 3 al 5 de mayo en Viena. La iniciativa, promovida por ese patriarcado y por el Consejo Pontificio de la Cultura, con el apoyo de la Fundación austriaca «Pro Oriente», tiene por lema «Volver a dar un alma a Europa». Al enviar su «cordial saludo» a los participantes en el Simposio en nombre del Papa, el cardenal Sodano constata «cómo las poblaciones del continente europeo son interpeladas en esta época por emergentes preguntas por el sentido de la vida, por el valor de la libertad y por el futuro mismo de Europa». En este contexto, el mensaje les invita «a construir su presente y su porvenir a la luz de los valores éticos y morales que, en el transcurso de los siglos, han iluminado su historia, aprendiendo al mismo tiempo de las experiencias negativas del pasado». «La Iglesia, “experta en humanidad”, no deja de confirmar que sólo si se conserva y valora plenamente el patrimonio de valores transmitido por los antepasados, Europa, en el respeto de las diferentes tradiciones espirituales que la enriquecen, puede escribir una nueva página de su historia, respetando la dignidad del hombre y rechazando definitivamente abusos y violencias contra los derechos humano, pues esto obstaculiza gravemente el desarrollo integral de las naciones, contamina el corazón del hombre y daña al honor del Creador», explica el mensaje pontificio. La misiva concluye invitando a católicos y ortodoxos a «promover juntos una valiente y renovada acción evangelizadora en la Europa del tercer milenio» para que los europeos «vuelvan a descubrir en Cristo su común vocación al servicio de la paz y del auténtico progreso mundial».

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*