El padre Antonio Grande asumió como rector en el Colegio Sacerdotal Argentino en Roma

El presbítero rafaelino también se hizo cargo de la Iglesia Argentina en la piazza Buenos Aires. La ceremonia fue presidida por el arzobispo Juan Alberto Puiggari. También asistió el embajador argentino ante la Santa Sede Juan Pablo Cafiero.

Compartir:

En representación de la Conferencia Episcopal Argentina, el arzobispo de Paraná Juan Alberto Puiggari presidió la misa el 1 de julio último. El se encuentra en Roma porque el 29 de junio pasado, fiesta de los apóstoles Pedro y Pablo, recibió del Papa Benedicto XVI el palio (signo de particular comunión con el sucesor de Pedro y del servicio de animación pastoral junto a los obispos de la región eclesiástica) junto a otros 39 nuevos arzobispos de distintas diócesis en el mundo. La misa del viernes fue concelebrada por sacerdotes que participan de la comunidad del Colegio Argentino, entre ellos Walter Perelló de nuestro presbiterio diocesano quien estudia Liturgia. Participaron Juan Pablo Cafiero, embajador argentino ante la Santa Sede y miembros de la comunidad italiana que nutre su fe habitualmente en la Iglesia Argentina. Después de la proclamación de la Palabra de Dios, Puiggari en su homilía volvió a presentar la finalidad de este Colegio para los sacerdotes argentinos que en este tiempo participan de su vida como un espacio de formación permanente en los diversos aspectos de su persona: el intelectual en las diversas facultades romanas dependientes de la Santa Sede, el humano, el espiritual y el pastoral en esa comunidad sacerdotal que atiende pastoralmente a la comunidad de la Iglesia Argentina en Roma. Animó a estos sacerdotes a aprovechar de la mejor manera este tiempo privilegiado de renovada capacitación del que participan, para que al volver a sus diócesis de origen en Argentina sean colaboradores de los obispos en los seminarios y en las facultades y en distintas instancias formativas. En la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús invitó al nuevo rector de la comunidad el rafaelino Antonio Grande a imitar las actitudes de Buen Pastor, haciendo de la tarea que el Episcopado Argentino le encomienda un servicio de amor a Dios, haciéndose servidor de sus hermanos sacerdotes y de la comunidad eclesial. Luego se dio lectura al decreto de la Sagrada Congregación de la Educación Católica de la Santa Sede por el que nombra al padre Grande como rector del Colegio Sacerdotal Argentino en Roma y al decreto del Vicariato General del Santo Padre para la diócesis de Roma, que lo nombra como rector de la Iglesia Santa María Addolorata en la plaza Buenos Aires. Las dos designaciones son por el período del 1 de julio de 2011 al 30 de junio de 2014. A continuación, Grande renovó públicamente su profesión de fe y renovó el juramento de fidelidad a la tarea que se le encomendó, procediendo a la firma de los dos textos. Antes de la finalización de la misa, expresó su agradecimiento a Dios por su amor misericordioso que lo llamó al ministerio sacerdotal y que continuamente sigue sorprendiendo a quienes llama a vivir según la fe, a Nuestra Señora de Luján quien lo guía desde niño. Al papa Benedicto XVI que le concedió su bendición apostólica -a través de un asesor- al hacerle llegar el libro de su tesis doctoral “Aportes argentinos a la teología pastoral y a la nueva evangelización”, a los obispos argentinos que le encomendaron su nueva responsabilidad pastoral, particularmente a nuestro obispo diocesano Carlos Franzini, y a monseñor Puiggari su guía espiritual desde hace 30 años, que providencialmente presidió la celebración eucarística. A los sacerdotes de la casa y a la comunidad de fieles por su cálida recepción y a quienes destinará su servicio sacerdotal.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*