El Hogar del Niño Don Orione cumplió 75 años de vida en nuestra ciudad

Empezó a funcionar el 2 de octubre de 1945 por inspiración de Matilde González Cerbero, quién conoció a Don Orione en Mar del Plata en 1934. En 1964 llegaron a Rafaela las religiosas de la congregación. Hoy acoge entre 16 a 18 niñas de 6 a 12 años. El festejo será con una misa el 7 de octubre a las 16 en la parroquia Fátima, presidida por el obispo Fernández.

Compartir:

El Hogar del Niño Don Orione abrió sus puertas el 2 de octubre de 1945 por inspiración de Matilde González Cerbero (reconocida profesora de música de esta ciudad), quién conoció a Don Orione en Mar del Plata en 1934, oportunidad en que le confió su intención de fundar un hogar para menores en Rafaela. Este encuentro, marcó en ella dos aspectos señalados por el santo y que resonaron siempre en su corazón: espíritu de familia y confianza en la Divina Providencia, con los que debía iniciar esta obra de caridad.
Sueño concretizado con la ayuda de un grupo de generosas personas de la ciudad, quienes trabajaron con gran esfuerzo y dedicación hasta 1964. A principios de ese año, por pedido de Matilde al entonces obispo Vicente Zazpe, llegan a Rafaela las hermanas de Don Orione (Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad) y continúan la obra con el mismo espíritu con el que ella se dejó llevar, movida por aquellas palabras: espíritu de familia y confianza en la Divina Providencia…

El obispo Vicente Zazpe presidió la primera comunión del Hogar Don Orione en 1962.

En sus inicios el hogar funcionó en calle Necochea al 500 hasta 1959, fecha en que se trasladó al actual edificio en calle San Martin 563. En su larga trayectoria institucional ha acogido cientos y cientos de niñas y jóvenes de nuestros barrios y pueblos vecinos. En el 2001, pasó a ser un centro de día de lunes a viernes. Actualmente, acoge entre 16 a 18 niñas de 6 a 12 años (nivel primario), provenientes mayormente de los barrios 2 de Abril, Barranquitas, Monseñor Zazpe y Villa Podio.
Como tarea de promoción humana y evangelizadora, sus objetivos apuntan a la formación integral (humana-cristiana) de las menores vulnerables y a la promoción del fortalecimiento familiar, a través de una real mejora en los vínculos, acompañando un camino hacia el propio crecimiento y autonomía en la sociedad. Todas las actividades con las niñas (apoyo escolar, talleres, recreación, salidas, entre otras) y el funcionamiento integral de este hogar se realizan gracias a la ayuda concreta y solidaria de la comunidad, voluntarios y amigos de la casa, que hacen posible esta realidad de amor y servicio: así se manifiesta para nosotros esa presencia de Dios providente.

Desde los inicios, “muchos se han acercado a ofrecer una mano amiga: con su tiempo, con sus dones, con ayuda material, de diversas maneras y en situaciones diferentes. Somos testigos de que todos podemos solidarizarnos con los que menos tienen, descubriendo que ´la felicidad está más en dar que en recibir´ (Hechos 20,35). Así, esta obra de caridad camina silenciosa y agradecida a Dios y a tantas personas en el tiempo, por la posibilidad de ayudar a muchos en el nombre de Jesús”, destacó la hermana María de los Angeles Stang.
Este año, dada la situación que nos atraviesa a todos, las niñas no han concurrido al hogar desde la suspensión de las clases a mediados de marzo. “No obstante, hemos mantenido contacto y seguimiento de cada una y su entorno familiar, de diversas maneras (mayormente virtual y periódicamente presencial), brindándoles contención emocional, espiritual y material, y tratando de acompañar, orientar y alentar en estos momentos complejos e inciertos”, agregó.
“Ciertamente, este año no celebraremos como hubiéramos deseado, nuestros 75 años de vida. Sí, nuestra acción de gracias a Dios, tendrá lugar en la eucaristía, presidida por nuestro obispo Luis Fernández el próximo miércoles 7 de octubre a las 16 horas en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima. Los invitamos a compartir este momento haciendo memoria agradecida a Dios en la vida de tantas niñas y jóvenes, amigos, voluntarios, hermanas, que han pasado por nuestra casa, a través del Facebook: Hogar del Niño Don Orione de Rafaela y Parroquia Nuestra Señora de Fátima Rafaela. Oramos por todos, sus familias e intenciones”, expresó la religiosa.
Para quién desee sumarse a esta tarea, sepan que las puertas están siempre abiertas porque siempre es posible hacer algo por otros. Los interesados en colaborar se pueden comunicar al teléfono 03492-579074 ó al e-mail: hogarrafaela@gmail.com

En la parte final de la entrevista, citó dos reflexiones de San Luis Orione: “Nunca se siembra en vano en el corazón de los niños y de los jóvenes” y “¡hacer el bien siempre a todos y el mal nunca a nadie!”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*