“El Gran Cuñado es un arma muy poderosa y debe contener límites éticos”

El que opina es el Dr. Julio María Sanguinetti, abogado y político. Fue secretario general del Partido Colorado, senador (2205-2010). Fue presidente de la República de Uruguay en dos oportunidades (1985/90) y (1995/2000), además de desempeñar diversos cargos.

Por María Herminia Grande (Rosario)

Compartir:

MHG: Lo sé muy preocupado como muchos de nosotros por un programa de televisión “Gran Cuñado” ante las flaquezas de propuestas políticas. JMS: Mas que cuestionar la política argentina porque no he seguido la campaña al detalle como para poder opinar sobre ella, lo que sí realicé en un artículo publicado en el diario El País, fue analizar un poco en perspectiva lo que significaba ese tipo de sátira. La sátira es connatural a toda la vida política. Desde Aristófanes en Grecia, pasando por toda Roma, hasta nuestros días en una democracia que ampara la libertad la sátira al gobernante siempre está. El tema esta es que nadie imaginó nunca que iba a haber mecanismos tan poderosos como son hoy los de la televisión. A Jefferson cuando escribió la Primer Enmienda no se le hubiera ocurrido algo como el Gran Cuñado…

MHG: Hoy se conmemora en nuestro país la muerte del general Belgrano, el creador de nuestra bandera… A él tampoco se le hubiera ocurrido ir al Gran Cuñado… JMS: El hecho está que es un arma muy poderosa, que debe contener límites éticos, por cuanto se puede vaciar de contenido toda la institucionalidad. Es decir si la política sigue siendo un circo y sus actores unos payasos, llega un momento que la República puede quedar extraordinariamente vaciada… este es el riesgo. Sobre todo cuando se trata de un programa bien realizado. Tinelli es un hombre inteligente, hábil que conformó un casting de actores formidables cuyas imitaciones son graciosas. Pero es un arma de doble filo. Yo recordaba en ese mismo artículo lo que sucedió con el ex presidente De la Rúa. De él se podía pensar que era mejor o peor presidente. Pero siempre fue un hombre digno, un político con gran trayectoria. Pero a raíz de ese programa quedó con una imagen de tonto, de indeciso de una magnitud tal que para tirarlo abajo bastaba un empujoncito. Estos son los riesgos… También dije y lo repito ahora, que son fenómenos que no se puede regular, porque no nos podemos deslizar por el camino de la censura. Debemos deslizarnos por el camino de la reflexión, que todos nos impongamos límites éticos…

MHG: Una cosa es el humor y los límites éticos que usted menciona. Pero otra cosa son los candidatos que asisten a esos programas, prestándose a esa “humorada” JMS: eso es otra cosa… Mi impresión es que los políticos van para tratar de “abrir el paraguas”. Como sienten que hay una herramienta poderosa que los puede destruir, acortan distancias y van allí para que justamente no los traten tan mal. Pero esto puede salir a la inversa porque son jugadas de alto riesgo. Esto debería quedarse en eso: en una sátira humorística y punto. Que desfilen políticos en un programa de esas características no me parece adecuado. Aquí en Uruguay hemos tenido programas de esas características… Recuerdo que en mi segunda presidencia había un programa que se llamaba “La familia Rodelu”, (Rodelú quiere decir República Oriental del Uruguay), nos imitaban todos, a mi me imitaba un gran actor también conocido en Argentina Eduardo Dángelo. Hacia unos discursos míos impecables, ¡los hacía mejor que yo! Era un humor muy fino, con muy buen libreto, y muy respetuoso. A tal punto en el último mes cuando nos íbamos de la Presidencia les hicimos una recepción en casa a todos los actores. Eso se puede hacer y diría que no es posible la limitación. Pero cuando los actores reales se introducen en el mundo de la sátira ahí comienza un problema complejo. Creo que allí la ficción comienza a estar en la realidad misma. Y la realidad se puede ahogar en el medio de la ficción… esto hay que pensarlo dos veces…

MHG. Cuando hay que ir a conseguir votos en estos programas de ficción porque no los podemos conseguir con nuestras propuestas e ideas, hay un país que está transitando un camino riesgoso. JMS: Es un nuevo escenario, Un nuevo palco de la vida política. También es verdad que estos programas a veces saturan. Hay un momento en que el público que tiene su ética, el ciudadano también debe tener su ética en no consumir todo lo que le den. Yo estuve por estos días en el interior del país, en Uruguay, y todo el mundo ve el Gran Cuñado y como por estos días el matrimonio Kirchner no esta muy bien visto por acá, mas aun. Pero lo que da la impresión en que en esta instancia no ha habido algo demasiado destructivo… pero el tema a reflexionar es que pasa cuando el debate político se desplaza de sus lugares naturales a un gran tinglado, payasesco, y la realidad y la ficción marchan justo, y la farsa y el discurso real marchan juntos, uno termina por no distinguir uno de otro…

MHG: El próximo 28 de junio, en Uruguay habrá elecciones internas de carácter universal… JSM: Exacto. No es una competencia entre candidatos, sino internas abiertas dentro de los partidos. En mi partido, el Colorado, yo apoyo a Hierro López. Mi partido sufrió una gran crisis la década pasada, diríamos que aún no ha logrado levantarse. Yo estoy ayudando, ya en la elección pasada no quise ser candidato, muchos de mis correligionarios me querían lanzar al ruedo nuevamente. Creí desde entones que se debía dar lugar a una renovación, la cual se está produciendo. Vamos a ver que pasa en el futuro… En octubre tendremos la primera vuelta, y en noviembre la segunda vuelta, si la hay. Lo que está claro es que si el Partido Colorado no crece, difícilmente el partido Blanco solo logre enfrentar al Frente Amplio. La incógnita está si en octubre se define la elección o hay segunda vuelta en noviembre… que es lo que deseamos, para que no haya una mayoría absoluta como hubo en estos años…

MHG: El Frente Amplio ¿está sufriendo como en Chile la Concertación, algunos topetazos? JMS: El Frente se benefició como todos los gobiernos de estos últimos años, de una situación internacional de gran bonanza, todos los países crecieron al amparo de la situación exterior. Gobiernos malos y buenos crecieron. El Frente no aprovechó bien la bonanza. Brasil terminó con su deuda externa. Chile hizo un Fondo de Estabilización para los tiempos malos. Aquí en Uruguay sólo se hizo crecer el gasto público y se aumentó el endeudamiento. Hay una erosión del Frente pero no tan drástica como en otros lados. Además los candidatos no tienen la característica del Dr. Vázquez, del cual digo es un candidato: “Coca Cola”, para todos los gustos… es de ese tipo de candidatos que tiene un lenguaje que transita por todos los lugares. Hoy los candidatos son muchos más ríspidos porque quien está predominando es el senador Mujica, viejo Tupataro, hombre con trayectoria en la guerrilla. Cuando yo asumí la primera presidencia, él estaba preso. Felizmente se incorporó a la política, y le va bien. Pero no es lo mismo que el Dr. Vázquez, es una versión mucho más concentrada, con una actitud que no diría que es de izquierda, cuesta pensar que es izquierda esa actitud populista de decir un día una cosa, al día siguiente decir otra, y así sucesivamente…

Fuente: www.mariaherminiagrande.com.ar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*