¿El gobierno nacional hace oídos sordos a los reclamos de la gente?

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio el Espectador (FM 100,1) de Rafaela.

Compartir:

Los rafaelinos salieron el lunes pasado a protestar contra el gobierno nacional.

Por Emilio Grande (h.).- En el feriado del 12 de octubre, miles de argentinos se movilizaron responsablemente a lo largo y lo ancho del país, quienes fueron convocados por las redes sociales, en un banderazo histórico con un mensaje contundente para el debilitado gobierno nacional, que lleva apenas 10 meses en el poder.

La gente volvió a manifestarse pacíficamente por las calles argentinas, reclamando por la defensa irrestricta de la democracia, la Constitución, la división de poderes, basta de corrupción (enfocada en la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner), en contra de la reforma judicial (la remoción de tres jueces que debe decidir la Corte), la defensa de las libertades individuales, el trabajo digno (aumentó la desocupación y la pobreza), el regreso a las clases, la falta de seguridad (no paran los hechos de inseguridad), la falta de futuro para los jóvenes (similar a la crisis de 2002 cuando se fueron y se van del país), se perdió la confianza en el peso (el dólar no para de subir), entre otros.

Continuando anteriores marchas durante este año, por ejemplo el 20 de junio, el 9 de Julio, el 17 de agosto, entre otras, esta fue la séptima y una de las más masivas porque la población está cansada y harta de la eterna cuarentena, decretada el 20 de marzo pasado, con graves consecuencias económicas y psicológicas.

En distintas ciudades de nuestro país, los ciudadanos poblaron las calles y las rutas argentinas libremente, reclamando por las libertades constitucionales porque estamos cayendo en un virtual “estado de sitio”: no se puede viajar de una provincia a otra, están prohibidos practicar deportes al aire libre, por ejemplo fútbol y bochas (es sano para la salud física y mental), cuando está permitido en lugares cerrados tomar un café, concurrir a un casino o participar de una celebración religiosa…

Cuando dicen que nuestra ciudad es atípica y fría es mentira… nuevamente los rafaelinos salieron masivamente por el centro en autos con bocinazos y de a pie con banderas, durante casi dos horas. Hubo personajes para todos los gustos: banderas de todos los tamaños, carteles contra la corrupción y la defensa de las libertades, conductores de vehículos exhibiendo herramientas de trabajo (palas y tenazas).

Estas masivas movilizaciones no fueron convocadas por la oposición sino por los vecinos auto-convocados. Si el Gobierno no escucha el mensaje del pueblo pacífico, que no fue llevado en colectivos ni pagados con un choripán, la gente volverá salir las veces que sea necesario. Es la manifestación de la clase media frente a tanto atropello institucional.

Lamentables fueron las opiniones del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete Santiago Cafiero, del ex Midachi Dady Brieva, sumado al nefasto e inconsistente observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales (Nodio), impulsado por la titular de la Defensoría del Público, Miriam Lewin. Por este motivo, el fiscal federal Carlos Stornelli pidió una investigación y citó a Lewin a una declaración indagatoria porque es “una deliberada acción contraria a la Constitución Nacional y los pactos internacionales”.

Hay algunos antecedentes que marcaron un punto de inflexión: la crisis del campo en 2008 con el corte de rutas y el recordado voto no positivo de Julio Cobos, y la masiva movilización en 2018 contra el aborto (ahora Alberto Fernández insiste con el mismo drama, cuando supuestamente dice defender la vida). En ambos casos fueron golpes duros para los gobiernos de turno (kirchnerismo y macrismo). A veces hay que tocar fondo para aprender de los errores del pasado…

Estas protestas ciudadanas tienen objetivos comunes: la defensa de la democracia, la Constitución como hilo conductor, las libertades como garantías constitucionales, trabajo para todos los sectores (en nuestra ciudad hay un fuerte reclamo de los trabajadores de fiestas y eventos sociales, hoteleros y futboleros), no se puede tomar mate en una plaza o cantero de Rafaela (constituye una vergüenza reconocida por los empleados municipales que tienen que correr a la gente) mientas está permitido concurrir a un bar o un casino.

¿El gobierno nacional escuchará humildemente estas masivas movilizaciones ciudadanas de gente a pie o hará oídos sordos, culpando del reclamo a la clase media de derecha, destituyente y golpista?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*