El club Ben Hur en caída libre

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por Mitre Rafaela (FM 91,9) que conduce Emilio Grande (h.). Zenklusen posicionó a Ben Hur en el plano nacional, pero los vicios del personalismo lo terminaron perjudicando. Renunció a los cargos del club, pero sigue aferrado a la mutual. ¿El club habrá tocado fondo con el descenso del Argentino A? Los dirigentes, asociados y simpatizantes debieran hacer una autocrítica sobre esta crisis.

Compartir:

Esta semana se conoció un nuevo descenso del club Ben Hur en fútbol del Argentino A al Argentino B, generando preocupación entre sus socios y simpatizantes de la entidad, ya que viene teniendo una caída libre que pareciera no tener fin. Se podrá decir y argumentar que no tuvo suerte en los resultados, que sus jugadores no la metieron en el arco de enfrente, que los arbitrajes no fueron los mejores. Pero con una mirada más objetiva e imparcial hay que decir hay fallas más profundas para analizar: una dirigencia que hace varios años no está a la altura de las circunstancias, con muchos jugadores que no respondieron a sus expectativas o que no estaban para esta categoría, sumado a la difícil situación económica y financiera que viene atravesando la institución. De hecho, a los jugadores le deben dos meses y hasta hace poco hubo paro de los empleados por atrasos salariales. ¿En qué medida contribuyó el convenio firmado con el club Colón de Santa Fe? Vinieron cuatro jugadores y el técnico Adrián Gorostidi, con sueldos a cargo de la entidad sabalera. Pero previamente pasaron otros técnicos que no dieron en la tecla. Esta coyuntura no es casual porque viene repitiéndose en los últimos años. En 2008 Ben Hur estaba jugando en Nacional B, la segunda categoría del fútbol argentino. En básquet había salido campeón en la Liga Nacional y en el campeonato sudamericano hace menos de cinco años, habiendo tenido un equipo y dirección técnica de lujo. A decir verdad, hace un poco más de 20 años Ben Hur era un club de barrio como Ferro, Peñarol, Quilmes, Sportivo, sin por ello restarle méritos a sus actividades deportivas y sociales que desarrollan a sus asociados. En aquel momento apareció la Mutual de Ben Hur que le dio un espaldarazo al club con un crecimiento impresionante en fútbol y básquet, sumado a obras de envergadura como fue la construcción del estadio Coliseo del Sur y las modificaciones en la cancha de fútbol con tribunas, cabinas, vestuarios y torres de iluminación. El impulsor de la entidad mutualista fue el cuestionado Néstor Zenklusen que hizo tantos negocios personales, involucrando a terceros –quienes fueron procesados y sufrieron embargos- y metiendo en el medio al mismo club. El club le debía hace unos años 3.500.000 de pesos a la mutual. En este contexto, vinieron dos corralitos: 2001 y 2005, que terminaron por bloquear los depósitos de cientos de ahorristas, quienes le iniciaron demandas judiciales que todavía están en curso, pero lamentablemente la Justicia no actuó correctamente, por ejemplo, le están devolviendo migajas a los ahorristas. En su momento Zenklusen posicionó a Ben Hur en el plano nacional, pero los vicios del personalismo lo terminaron perjudicando. Renunció a los cargos del club, pero sigue aferrado a la mutual. ¿El club habrá tocado fondo o seguirá en caída libre? Los dirigentes, asociados y simpatizantes debieran hacer una autocrítica sobre esta crisis.

Compartir:

1 thought on “El club Ben Hur en caída libre

  1. Coincido en el relato acerca de la realidad de la BH. No culpo del descenso a la gran mayoría de los jugadores; tienen poco “vuelo”. BH, crónica descenso anunciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*