El afianzamiento de Asia-Pacífico en el mundo

El interés por las costumbres y culturas asiáticas de millones de personas alrededor del mundo demuestran la influencia y el atractivo de la zona. Los viajes de negocios ya son una constante en el mundo comercial y la cooperación económica, traducida en acuerdos comerciales se ha convertido en un tema de política comercial exterior en la mayoría de los países, Argentina incluida.

Por Alejandro Boffelli (Rafaela)

Compartir:

A principios del siglo XX Europa deja de ser el centro de poder en las relaciones internacionales ocupando Estados Unidos este lugar a nivel mundial. Pero la crisis financiera/económica internacional, las consecuencias de las presidencias de Bush hijo en política exterior, su lucha “contra el terrorismo” y discrepancias con sus principales aliados son algunas de las causas que han motivado a los intelectuales a plantear hipótesis sobre una nueva “transferencia” de poder en el tablero mundial. Esta vez hacia un área con una cantidad importante de potencias emergentes que han hecho de sus modelos de desarrollo y crecimiento económico no solo a la mejora del bienestar interno de cada país sino también al fortalecimiento y presencia de la región en el mundo: Asia-Pacífico. El desarrollo económico en primer lugar y el avance en aspectos tecnológicos, políticos, sociales, culturales y militares han hecho de la región un actor internacional con creciente influencia e importancia geopolítica lo que provoca cambios y tensiones en el escenario mundial, en el sistema de alianzas particularmente provocando la ruptura de algunas y favoreciendo la formación de otras. Uno de los aspectos a destacar es su importancia poblacional, ya que no solo es la zona más poblada del mundo sino que importa la cantidad de personas activas que aporta. Para muchos de los países de la región el gran número de personas les representa un problema ya que si bien han avanzado y mejorado la calidad de vida de sus habitantes, los niveles de pobreza aun siguen siendo considerables teniendo en cuenta que el ingreso per cápita en Asia-Pacífico está por debajo de aquel que perciben los trabajadores de las sociedades desarrolladas del primer mundo. En cuanto a la economía, las organizaciones financieras internacionales estiman que Asia en su conjunto crecerá más que Estados Unidos y Europa juntos en relación al producto mundial en los próximos años. La evolución de los países de la región sería decisiva en el futuro de las relaciones internacionales. El poder económico asiático dependerá de sus lazos comerciales, sus sistemas financieros y su taza de interés, debido a que sus principales actividades están dirigidas al sector externo, el cual ha creado otra condición importante para estas economías: la acumulación de millones de divisas. Asia posee más de las tres cuartas partes de las reservas mundiales. Un factor de riesgo pero a la vez de ventaja que le permite condicionar el “juego internacional”. Los mayores tenedores de bonos norteamericanos son asiáticos, China en particular. La decisión de deshacerse de esos bonos podría provocar una verdadera revuelta en los mercados mundiales. La historia ha demostrado que cuando las relaciones de poder cambian, es la potencia en crisis la que esta en deuda con la que emerge. Éste puede ser un indicador decisivo.
Por su parte, el poder militar ha crecido notablemente. Mientras la economía seguía su rumbo, lo ha hecho también la tecnología militar y nuclear. El fenómeno de la proliferación no es una excepción en Asia y si esto le sumamos el problema nuclear de Corea del Norte, y el potencial desarrollado por países como Taiwán y Corea del Sur podemos entender la trascendencia del tema en cuestión. La tecnología también se ha trasladado al campo de la investigación y desarrollo. Los países han aplicado innovación en sus productos, sumándoles competitividad y precios bajos debido a la mano de obra barata pero calificada. Las exportaciones en tecnología de países como China, Corea del Sur, Malasia, Singapur y Taiwán han crecido rápidamente en los últimos años y con ellas la “invasión” de productos asiáticos en todos los rincones del planeta. La biotecnología, la nanotecnología y nuevos materiales han logrado imprimirle a la producción asiática un carácter distintivo y atractivo. Se mencionaba la importancia geopolítica: la zona depende de los recursos energéticos para poder seguir manteniendo sus niveles de producción mientras se hace cada vez más dependiente de las importaciones de éstos. Lo que hay que destacar es que estas importaciones provienen en su mayoría de oriente medio razón para preocupar a Estados Unidos que pretende ejercer influencia por el control de los recursos (por lo menos es lo que ha caracterizado a la política exterior norteamericana de los últimos años; tendremos que esperar para saber cual es la postura de Obama). Al comenzar se hacía referencia sobre el cambio en las alianzas en el sistema internacional y aquí es donde se darán importantes cambios, con Rusia también a la cabeza. Podemos hablar de posibles alianzas: Asia-Oriente Próximo, o Asia-Rusia. Recordemos que hasta no hace mucho tiempo atrás, Rusia invocó de la mano de Putín el clima de la Guerra Fría y la cuestión del escudo antimisiles había sido nuevamente tema de discusión y si bien en la última semana se llevó acabo un encuentro entre las máximas dirigencias de ambos países (EUA y Rusia) no han podido llegar a un acuerdo en los temas de mayor trascendencia, incluyendo el famoso escudo antimisiles. El factor cultural asiático también tiene su expresión en la región y en el resto del mundo. Si se ha hablado de la cultura occidental, mas precisamente de un modo de vida americano y la americanización de las costumbres, hoy podemos decir que la actual globalización está teniendo un carácter cada vez más asiático. Si bien Asia-Pacífico en su conjunto representa una región multicultural los modelos de desarrollo en la región se han caracterizado por el respeto de ciertos pilares y valores comunes que sin formar un verdadero sistema de valores han sido de ayuda para favorecer y fortalecer los sistemas de integración regional con casos exitosos como lo es la ASEAN (Asociación de Naciones del Sureste Asiático) y sus variantes ASEAN+3 y ASEAN-Rusia y la APEC (Asia-Pacific Economic Cooperation) que funciona como foro intergubernamental de cooperación económica. Hoy también se hace referencia a una “forma de hacer” asiática o forma de capitalismo asiático. El interés por las costumbres y culturas asiáticas de millones de personas alrededor del mundo demuestran la influencia y el atractivo de la zona. Los viajes de negocios ya son una constante en el mundo comercial y la cooperación económica, traducida en acuerdos comerciales se ha convertido en un tema de política comercial exterior en la mayoría de los países, Argentina incluida. Las presentadas hasta aquí son solo algunas de las cuestiones (de modo general) que invitan a pensar y reflexionar sobre la importancia y el rol de la región de Asia-Pacífico en el mundo y también para tomar como modelo y ejemplo para los latinos que, haciendo referencia al MERCOSUR, en los intentos por incluir nuevos socios nos olvidamos de avanzar y afianzar el proceso de integración ya existente que lejos está de cumplir su objetivo principal.

Alejandro Boffelli

Miembro de la Cámara de Especialistas en Ciencia Política y Relaciones Internacionales del CCIRR.

Compartir:

2 thoughts on “El afianzamiento de Asia-Pacífico en el mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*