El 2020 profundizó la grieta por las graves consecuencias de la cuarentena eterna en Argentina

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio El Espectador (FM 100,1) de Rafaela.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Este año que está terminando estuvo fuertemente marcado por la pandemia del coronavirus a escala mundial, que cambió las rutinas 360 grados y provocó casi 80 millones de contagiados sobre una población de 7.700 millones de personas, pero la tasa de letalidad es muy baja, siendo más de 1.750.000 (2,19%). El doctor Raúl Brinckhaus de nuestra ciudad focaliza las muertes, no los contagiados.

Argentina no fue la excepción de esta epidemia que al principio tuvo un gran acierto el gobierno nacional en orden a fijar los lineamientos sobre la prevención y los cuidados, decretando el inicio de la cuarentena el 20 de marzo último, que buscó preservar la salud por encima de la economía.

Con el paso del tiempo esta cuarentena se transformó en eterna (sigue hasta el 31 de enero) porque durante meses hubo muchas actividades que no pudieron funcionar (algunas todavía no pueden hacerlo) con graves consecuencias económicas: cierre de negocios y empresas, despido de personal, aumento de la pobreza a más del 44%, según la UCA.

También el encierro generó graves consecuencias psicológicas en la población con medidas excesivamente extremas, en las que estuvieron en juego las libertades individuales, como establece la Constitución Nacional.

Entre las personas que se fueron enfermando por el contagio, cuyos casos más graves fueron los que presentaban previamente patologías crónicas, como hipertensión, diabetes, coronarias, pulmonares, entre otras. El escenario más dramático fue que los fallecidos no pudieron ser velados ni tampoco despedidos por sus familiares y amigos. Tampoco nos olvidemos del personal médico que denodadamente se jugó en estos meses para salvar vidas…

Frente a esta situación, hay un grupo denominado “médicos por la verdad” que en vez de pandemia considera que se trata de una “plandemia”. Al respecto, el médico rafaelino Silvio Bonafede opinó que se trata de una “farsa” con intereses de grandes multinacionales, con más muertes por otras enfermedades que por esta supuesta pandemia, abonando la idea de considerar que es esta “plandemia es nefasta y las consecuencias que vamos a tener que pagar son incalculables”, expresó durante la entrevista en este programa radial.

En nuestro país la cantidad de infectados asciende a más de 1.500.000, la mayoría se recuperó y solamente fallecieron más de 42.300 personas (2,70%). En Rafaela hubo al principio 21 casos, después durante más de 100 no se registraron. Bonafede dijo que había más casos y enseguida volvieron los contagiados. Actualmente hay más de 5.500 casos y los muertos son 113 (2,04%).

Lamentablemente, el gobierno nacional tuvo errores garrafales en la demora de la realización de testeos, permitir que hubiera provincias que cerraran los ingresos como Formosa y Santiago del Estero, el uso político de la muerte de Maradona al realizar el velatorio en la Casa Rosada cuando el lugar indicado era un estadio de fútbol al aire libre y ahora con el escándalo de la vacuna rusa cuando su presidente Putin dijo que no se vacunaba porque era hasta los 60 años. ¿Quién garantiza el contenido de las vacunas y será solución definitiva al problema?

Otro ejemplo de que Argentina no tiene proyecto a largo plazo es la educación: fue el único país en el que no hubo clases en las aulas durante el año, pero en estos últimos meses se abrieron los casinos, restaurantes y bares. No son pocos los que consideran que es un año perdido y por eso se organizaron padres en distintos lugares, entre ellos Rafaela, para que en 2021 vuelvan las clases presenciales. ¿Cómo se enseñan virtualmente los talleres como carpintería o electricidad?

Mientras Alberto Fernández viene mostrando falta de personalidad para gobernar, Cristina de Kirchner continuó con su plan para desahacerse de las causas de corrupción durante los 3 anteriores gobiernos kirchneristas y la mentada reforma judicial para colonizar con jueces amigos y favorecer su impunidad. ¿Podrá borrar todas las pruebas?

En este año durísimo para todos, el Gobierno lo quiere coronar con la legalización del aborto, que fue rechazado por el Senado hace 2 años, pero la gente de a pie está en contra porque es un crimen a un bebé indefenso en la panza de la madre.

Finalmente, el papa Francisco expresó en su bendición Urbi et Orbi que “en este momento de la historia, marcado por la crisis ecológica y por los graves desequilibrios económicos y sociales, agravados por la pandemia del coronavirus, necesitamos más que nunca la fraternidad”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*