Educación y trabajo

Los gobernantes de turno son los que deben redistribuir la riqueza y no concentrarla en pocas manos como lo que está pasando actualmente, son ellos los que toman las decisiones y no nosotros, no es que no haya plata, el problema es que han destruido el federalismo, los gobernadores e intendentes no pueden atender las necesidades propias de cada región, deben esperar que el poder central les libere fondos.

Por Susana Riberi de Calcha (Rafaela)

Compartir:

Días pasados tuve la suerte de participar de una misa en la Parroquia Natividad del Señor en Rosario, la iglesia donde atiende el padre Ignacio, realmente es conmovedor ver la necesidad de la gente, que acude a él en busca de ayuda y alivio espiritual ante toda las miserias humanas que vemos a diario, fue tan hermosa su homilía respecto de la realidad que estamos padeciendo los argentinos, habló “de la gran conflictividad social desatada en nuestro país”, habló de los pobres, del uso y abuso que se hace de ellos, dijo entre otras cosas“¿ si tienes dos casas, darías una para el que no tiene, si tienes dos autos regalarías uno de ellos para el que no tiene?, dijo también que no hay que regalar, hay que darles trabajo y no limosna, porque a través de ella lo que se logra es que los pobres pierdan su dignidad, dijo también que, “el pobre no debe acostumbrarse a la pobreza, que no debe esperar que siempre le regalen todo, y deben luchar para salir de ella”. La Madre Teresa decía “la Madre Teresa decía: “ para ayudar en la promoción de los pobres debemos proporcionarles educación y trabajo. El hombre sólo se siente verdaderamente humano cuando puede valerse por sí mismo”. para ayudar en la promoción de los pobres debemos proporcionarles educación y trabajo. El hombre sólo se siente verdaderamente humano cuando puede valerse por sí mismo”. No hay que regalar hay que enseñar a ganar el pan con el sudor de su frente, solo cuando uno se esfuerza en conseguir algo siente satisfacción por el logro alcanzado, al pobre la mejor manera de ayudarlo es darle educación, enseñarles a trabajar, es el único camino para dejar la pobreza atrás y pasar a formar parte de la clase media, porque no hay explicación razonable para que, con un país rico como este en tierras y recursos naturales, que es la envidia del mundo, tengamos el 40% de la población en la pobreza, yo creo que aquellos que la provocan para valerse de ellos, son más pobre que todos, porque su pobreza es de espíritu, su chatura moral es extrema. Todos nosotros aportamos a través de los impuestos, ya sea industria, campo, empleados, jubilados, porque con lo que nos sacan a todos es una inmoralidad que haya tantos pobres, los gobernantes de turno son los que deben redistribuir la riqueza y no concentrarla en pocas manos como lo que está pasando actualmente, son ellos los que toman las decisiones y no nosotros, no es que no haya plata, el problema es que han destruido el federalismo, los gobernadores e intendentes no pueden atender las necesidades propias de cada región, deben esperar que el poder central les libere fondos, pero a cambio de rendición incondicional ante ese poderoso que maneja los destinos de todos nosotros, ejerciendo el poder desde las sombras, atormentándonos con fantasmas del pasado que creíamos haber superado, debemos volver a ser un país normal como los demás. Como decía la Madre Teresa “La ausencia de amor y caridad es el mayor pecado de la humanidad. No hay nada peor que sentirse no amado, indeseable, abandonado por todos. Y esta indiferencia por el hermano en dificultades, no solo materiales, la que deja librados a muchos a la explotación, el hambre, la enfermedad, la soledad, la tristeza”.

Dra. Susana Riberi de Calcha DNI 11.011.451

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*