Discurso de Obama en El Cairo

Tres fueron los ejes: cultural, religioso y político. Si tan sólo se cumpliera el 30% de lo enunciado por Obama, las dificultades entre las naciones serían menores. Han sido palabras. Deberán corresponderse con hechos.

Por Rosa Mayo de Marcuzzi (Esperanza)

Compartir:

El discurso que el Presidente de EE.UU. Barack Husseim Obama ha pronunciado el 4 de junio de 2009 en la Universidad de El Cairo, que fuera escuchado en Embajadas de todo el mundo por eximios profesores, lo convierten, si ya no lo era, en un líder mundial y en un vibrante defensor de la paz. Particularmente, tres discursos de Obama me impresionaron: el que pronunció en Berlín, en el lugar donde antes estaba el muro, cuando era candidato; el de asunción del mando en Washington y el de El Cairo, que me pareció el mejor. Tres fueron los ejes: cultural, religioso y político. Culturalmente, asombra la capacidad del Pdte. por el conocimiento y comprensión de la umma, es decir, el mundo musulmán. Religiosamente, y ello podrán decirlo mejor filósofos y religiosos, su profundidad y certera elección de los temas del Corán, la Torá y la Biblia, nos ponen en presencia de una personalidad de alto vuelo en el dominio de las creencias de los pueblos. Políticamente, sus ideales pacificadores lo colocan en un sitio reservado a grandes hombres: Ghandi, Teresa de Calcuta, Juan Pablo II, y más atrás sus antecesores Jefferson, Roosevelt y unos pocos más. Me he tomado el grato trabajo de bajarlo del diario español “El País” y archivarlo, con la ilusión de que una escuela, de cualquier nivel o modalidad, un profesor, una maestra, un religioso, me lo pida. Porque este discurso debiera analizarse en Universidades, Profesorados, escuelas secundarias y grados superiores del nivel primario, debatido en asociaciones culturales. Algunos, especialmente los muy conservadores, no lo encontrarán bueno. Creo, sin embargo, que la gran mayoría pensará que es una pieza fundamental en la comprensión de la realidad mundial actual. Si tan sólo se cumpliera el 30% de lo enunciado por Obama, las dificultades entre las naciones serían menores. Claro, han sido palabras. Deberán corresponderse con hechos. Esperemos que así sea.

Rosa Mayo de Marcuzzi

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*