De marzo a diciembre de este año se entregaron unos 50.000 bolsones alimentarios

Así destacó la secretaria de Desarrollo Humano municipal Myriam Villafañe en una entrevista. Se pasó de 2.500 refuerzos alimentarios en febrero a 13.100 en abril en medio del cierre de actividades; hoy entregan 4.000 bolsones mensuales. A partir de enero, será en la oficina de Santos Vega 435. En la cuarentena se incrementaron más del doble las denuncias por violencia de género en las familias.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- En medio de un año muy difícil por la pandemia del coronavirus con la cuarentena incluida de varios meses en nuestro país, este cronista entrevistó a la secretaria de Desarrollo Humano del Municipio Myriam Villafañe, quien estuvo en el frente de batalla al pie del cañón y, lamentablemente, sufrió en poco tiempo dos pérdidas humanas en su entorno familiar: primero su mamá y luego su marido.

-¿Cuál es el balance del año de la Secretaría de Desarrollo Humano del Municipio con sus luces y sombras?

-El balance del año tiene que ver con haber podido como Secretaría y equipo humano poder redireccionar nuestros ejes, que a principio teníamos planteado para este año 2020; a pesar de un año difícil y complicado, con los equipos de la Secretaría nos hemos podido adecuar a las exigencias, donde nuestra prioridad cambió sustancialmente y todos los equipos han desarrollado sus estrategias en el trabajo en territorio en base a la salud y poder atender a la comunidad desde este lugar. Hemos postergado un montón de acciones y programas que teníamos planificado, pero también nos hemos podido reinventar y adecuar a lo que teníamos. Desde allí han surgido nuevos programas como “Estamos cerca”, que nos permitió poder llevar a territorio en plena época de pandemia a nuestros equipos interdisciplinarios, acompañando aquellas personas mayores de 60 años, personas con discapacidades, personas de riesgo que no podían por sí solas realizar trámites durante la cuarentena, como ir al médico, no tenían un grupo familiar que los contenga o un vecino. Cuando lo constituimos teníamos 32 profesionales, que estaban en otros programas y áreas dentro de esta Secretaría y los abocamos a esta tarea.

-¿En qué medida afectó la pandemia y la cuarentena la entrega de bolsones alimentarios? ¿Cuántos entregan mensualmente en marzo, en qué mes fue el pico, a partir de cuándo empezó el descenso y ahora cuánto es la cantidad?

-En cuanto a la entrega de bolsones, se ha visto modificado enormemente. Veníamos entregando en el mes de febrero de este año 2.500 refuerzos alimentarios por mes y a partir de marzo esto empezó a ascender en cada entrega estábamos alrededor de los 4.500; en el mes de abril llegamos a entregar 13.100 bolsones, ya que hicimos tres entregas, fue el mes donde las actividades fueron paralizadas completamente, no solamente fueron los que estaban sin trabajo y changarines, sino también aquellas personas que trabajaban en forma independiente, por ejemplo monotributistas, y se vieron totalmente afectados por la pandemia y fue el mes donde más refuerzos alimentarios entregamos. En mayo y junio hemos entregado bastante, pero empezó a disminuir lentamente. De marzo a diciembre hemos entregado alrededor de 50.000 refuerzos alimentarios.

-¿Cómo fue la modalidad de entrega?

-Esta situación nos exigió repensar la logística de entrega, donde dispusimos de tres lugares para poder cumplir con el distanciamiento social y pedimos la colaboración tanto del personal municipal de otras secretarías como de otras instituciones (clubes, copas de leche, comedores comunitarios, iglesias, Defensa Civil, entre otras) para llevar adelante esta tarea de entrega porque en dos oportunidades coincidió con paros municipales y necesitábamos armar equipos de 80-90 personas y no llegábamos a juntar esa cantidad de gente. Fue un trabajo gratificante porque pudimos ver cómo se combinó el trabajo público-privado, donde un montón de personas fue a colaborar en forma desinteresada, sabiendo que estábamos en una emergencia socio-sanitaria.

-¿Actualmente se sigue entregando en qué lugares?

-A partir del mes de enero no habrá tres puntos de entrega sino que será en nuestra habitual oficina ubicada en calle Santos Vega 435 (los otros eran la Rural y el hongo de Ferro), donde vamos a entregar de un número de la terminación de DNI por día para cada familia para cumplir con el distanciamiento, pero también hay que decir que bajaron la entrega de bolsones alimentarios y hoy estamos alrededor de los 4.000 mensuales.

-Por el encierro debido a la cuarentena, ¿se registraron mayores denuncias por violencia de género?

-Respecto a las denuncias en la “Oficina de violencia de género” es un servicio que ha recibido muchísima demanda al principio de la cuarentena, incrementándose en más del doble de lo que mensualmente atendíamos. El cumplimiento de la cuarentena ha puesto en vilo a muchas familias, personas que tuvieron que convivir más horas que las acostumbradas. Las denuncias eran de parejas convivientes, que anteriormente no eran los casos más frecuentes, lo cual los equipos tuvieron que reforzarse, sobre todo las guardias sociales para atender la demanda de las denuncias de violencia de género, que no se hacen en nuestra oficina, pero sí el acompañamiento por parte del equipo formado por psicólogos, trabajadores sociales y abogados. Fueron meses muy complejos, donde todos estábamos nerviosos y para muchos la situación fue nunca vivida. Hoy podemos decir que este servicio está volviendo a la normalidad. 

-¿Se canalizaron vía Secretaría, Policía y/o Fiscalía?

-En su momento no todos los organismos trabajaban al 100%, pero las guardias mínimas hicieron lo suficiente para poder canalizar la urgencia y pudimos coordinar con el asesoramiento que correspondía.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*