«Cuba está económicamente destruida y hay deterioro social»

Por Emilio Grande (h.).- «El pueblo cubano tiene un poco de fidelista adentro; si eras un niño como yo, es mi opinión personal, cuando ibas a la escuela primaria, por la mañana antes de entrar al aula te decían firme para decir el lema, saludar con un huevo en la frente: primero por el comunismo, seremos como el Che, viva Fidel; es imposible escapar, pienses como pienses. Es una sensación rara cuando muere Fidel Castro. Nos educaron así, yo nací en 1970 y estudié de esta manera».

Opina el músico cubano Luis Enrique Carballosa durante el programa de radio «Sábado 100» por radio Sol Rafaela (FM 90,9). Nació en la ciudad de Cienfuegos hace 46 años, ubicada a 400 km de la capital La Habana. Es pianista y actualmente integra el grupo «Azúcar negra»; toca diferentes estilos: latino, música cubana, afro-cubano, son cubano, entre otros. Pero en su vida se cruzó la rafaelina María Eugenia Meyer (docente y teatrista), se casaron y desde 2013 viven en nuestra ciudad. «Nos conocimos en Cuba como tres años antes y la relación se consolidó; como ella no se iba a adaptar a vivir allá, me vine para acá, pero todos los años vuelvo porque extraño y me encanta mi país», cuenta.

-¿Estuviste marcado por la revolución cubana?

-Sí, los que tenemos hasta 60 años, como mis padres, están marcados por la revolución cubana. Es imposible escapar de esa huella, todo eso que se vivió, uno creció con eso.

-¿Qué cosas rescatás positivas y cuáles son las que se deben mejorar o no estuviste muy de acuerdo?

-Es un tema complejo. Algo tenía que suceder en Cuba, cuando tenías un dictador como Fulgencio Batista y el país estaba hecho un desastre. Y Fidel con sus ideas fue una esperanza de aquellos años, pero después no siguió un buen camino. Ahora el país está económicamente destruido, socialmente se está deteriorando; hay que hacer otro cambio y con la muerte de Fidel desapareció el guía, el símbolo de la revolución, pero en las otras partes sociales Fidel ya no tenía que ver con lo que pasaba en los últimos años.

-Los avances más importantes en salud y educación, ¿fueron los pilares más fuertes?

-Sí, estamos hablando de los años ochenta. Hoy en día para decir la verdad hay una cantidad de hospitales y médicos que te atienden, pero hay mucha carencia de medicina, los edificios se han deteriorado mucho. A pesar de ser una isla pequeña, uno de los errores de la revolución cubana fue que no fomentó una economía propia lo más que pudo. Siempre hemos estado en estos 60 años dependiendo de otro, primero de la Unión Soviética, cuando se terminó el cambio socialista, y ahora no es un secreto que la energía y el combustible están por Venezuela, quizás a cambio de médicos y asistencia. Cuba tiene tierra fértil y no hay un sembrado, un país eminentemente agrícola, productor de azúcar hasta 1959.

-¿Hubo libertades para el que pensaba a favor de la revolución? ¿El que pensaba o piensa distinto era y es perseguido?

-Eso pasa cuando un Gobierno lleva tantos años en el poder, ahora hay disidentes, no hay otro partido político que el comunista de Cuba. Cuando Fidel triunfa con la revolución en 1959, la formatearon, no sólo las empresas extranjeras sino los negocios de los cubanos radicados en el país también fueron intervenidos; la gente que tenía una casa de tantas hectáreas de tierra, se le intervino y se le dejó su casa con cierta cantidad de terreno, o sea todo eso se reguló y de lo demás se apropió el Estado. Ahora hay un cambio en Cuba, ya que sea el que sea, no sé cuál ni cuándo, pero viene una etapa muy convulsa para la sociedad, no hay estructura económica; cuando el Estado es dueño de casi todo y él no puede hacerse cargo de todo…

-En este año hubo avances entre los presidentes Raúl Castro y Obama, con intervención del papa Francisco, para destrabar el bloqueo económico, ¿lo viste positivo?

-Sí, si dos vecinos no conversan… se miran el rostro y deben conversar. No podemos seguir con las rencillas de 1959, está el exilio histórico de Miami tirándole a los Castro y estos a los exiliados, y los restos de la guerra cayéndole encima al pueblo cubano; la historia es importante, pero nosotros no vivimos eso, fue en 1959. Yo quiero ver el desarrollo de mi país y que todo sea para bien; los caprichos políticos no conducen a nada, no quiere decir que sea servil de los americanos.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *