Contradicciones del régimen castrista

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Mitre Rafaela (FM 91,9), que conduce Emilio Grande (h.).

Compartir:

Cada día que pasa se profundizan aún más las contradicciones del gobierno cubano que desde hace 47 años detenta el autoritario Fidel Castro. Alguien podrá no compartir esta tajante afirmación, pero la realidad hace aguas por todos lados en Cuba. Hace unos días fue invitado Castro a la cumbre del Mercosur en la ciudad de Córdoba no porque integre este bloque de países sino por cuestiones comerciales, lo que generó un sinnúmero de vivencias encontradas y con espacio para diferentes lecturas políticas. Por un lado, la romántica y nostálgica figura que genera el presidente cubano sumado a la del argentino “Che” Guevara motivó nuevamente que cientos de estudiantes y militantes de izquierda se sumaran para escuchar durante más de tres horas los discursos de Castro y del poco democrático venezolano Hugo Chávez, en el campus de la Universidad Nacional de Córdoba. ¿Por qué esos seguidores no viajan a Cuba y escuchan los testimonios de las decenas de disidentes, periodistas, intelectuales que son perseguidos física y psíquicamente en algunos casos exiliados y otros perdieron sus vidas? El caso más emblemático de estos días lo constituye la neurocirujana Hilda Molina de 63 años –vive con su madre de 87 años y su estado es delicado- que el régimen castrista no la deja viajar a la Argentina para conocer a sus dos nietos. Acá vive su hijo Roberto Quiñones quien se escapó de la isla con la excusa de un curso en Japón y luego se casó con una argentina, radicados en Buenos Aires. Ante una consulta de un cronista cubano de una emisora en Miami por la médica Molina en la capital mediterránea, Fidel Castro empezó a gritar ante la presencia de 200 periodistas y vociferó: “¡Ya te pregunté quien te paga a ti! ¿Por qué no le vas a pedir explicaciones a Bush?”, dijo. ¿Qué tenía que ver una cosa con la otra? Nada. En este contexto, hay que decir que el presidente Kirchner –en una actitud destacable- le hizo un pedido oficial a través de una carta para que deje salir a Molina de su país, señalando que “espera una pronta y positiva respuesta” al reclamo por razones humanitarias de una familia cubano-argentina. Al gobierno cubano le irrita que se planteen quejas por esta situación y que no debería haberse tratado en una cumbre multilateral. De hecho hubo un trato frío entre Kirchner y Castro. Más allá de los altos niveles educativos y sanitarios, a decir verdad no existe libertad de expresión en Cuba: hay unos 300 presos por hablar en contra del régimen, no se puede ejercer periodismo independiente y muy pocos tienen acceso a Internet. En 1998 había estado en la isla el papa Juan Pablo II y dijo una frase memorable: “Cuba abrite al mundo y que el mundo se abra a Cuba”. Ambos deseos todavía no se cumplieron. Los bloqueos comerciales siguen en pie, al igual que el poder desmedido de esta dictadura de corte estalinista ¿Qué lugar tienen los derechos humanos? Muy poco espacio…

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*