Con Idelso Re se fue un cura muy querido

Le tocó vivir la creación de nuestra Diócesis en 1961 y los cambios de la Iglesia con el Concilio Ecuménico Vaticano II. Fue párroco de la Catedral y San Antonio, administrador diocesano y vicario general. Tenía 75 años.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

En la tarde de ayer, a la edad de 75 años y luego de soportar una larga dolencia, falleció monseñor Idelso Juan Re, causando dolor entre los fieles, familiares y amistades. Sus restos serán inhumados hoy, a las 16 horas, en el cementerio de la Abadía Nuestra Señora de la Esperanza, previa misa de cuerpo presente en la Catedral San Rafael. Era una persona muy querida al interno de la Iglesia Católica y en distintos lugares en los que tuvo que actuar, especialmente en su ministerio sacerdotal, primero en la Arquidiócesis de Santa Fe y luego en la extensa geografía de la Diócesis de Rafaela. Había nacido en la localidad de Tacural (al norte de Sunchales), estudió en el entonces Seminario de Guadalupe de la ciudad de Santa Fe, lugar en el que en aquella época cursaban los aspirantes al ministerio sacerdotal. Le tocó vivir la etapa de la creación de nuestra Diócesis (departamentos Castellanos, San Cristóbal y 9 de Julio) en 1961, como así también los cambios de la Iglesia con el Concilio Ecuménico Vaticano II (1962-1965), que marcó un antes y un después en las prácticas religiosas en el mundo. Conoció y compartió su fe con los cinco obispos diocesanos: Vicente Zazpe, Antonio Brasca, Jorge Casaretto, Héctor Romero y Carlos Franzini.

ESTUDIO EN ROMA

Su primer destino fue Colonia Aldao, luego fue párroco en Sunchales, continuó con un curso de especialización durante seis meses en la Pontificia Universidad Salesiana en Roma en 1981 (el decano de ese entonces era el actual cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano). A su regreso, en 1982 fue nombrado párroco de la Catedral San Rafael, permaneciendo hasta setiembre de 2006, cuando fue nombrado titular de San Antonio, ambas de la ciudad de Rafaela. Entre los servicios de esta última parroquia también rezaba mensualmente misas en el Hogar Geriátrico San Francisco de Asís. Cuando corría 1989 llevó adelante el apuntalamiento del edificio de la Catedral debido a la altura alcanzada por las napas freáticas, trabajo que estuvo a cargo del Ing. Homero Ingaramo. En 1996 se cristalizó el proyecto de la Casa del Niño ubicada en calle Perusia 221 (barrio Barranquitas) impulsado por Re y Héctor Casale – entonces párroco de Santa Josefa Rossello-, siendo continuado ahora por la Comunidad parroquial de San Pedro-Santa Josefa Rossello. Fue el impulsor, en 1997, del reciclado de un salón perteneciente a la familia Williner, situado en el barrio Ilolay, contiguo al Anfiteatro, para que funcione allí la Capilla Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás. Cuando falleció el obispo Héctor Romero en 1999, fue nombrado Administrador Diocesano hasta la designación del nuevo purpurado Carlos Franzini, en el 2000. Durante varios años ocupó el cargo de Vicario General de la Diócesis primero durante la época de Romero y luego unos años más con monseñor Franzini. Justamente, del actual obispo, Re había expresado a este cronista que “es un hombre muy cercano a los sacerdotes, los seminaristas, un hombre que trabajó mucho con los laicos. Tiene experiencia de parroquias, en seminarios, en comunidades de sacerdotes y de estar en el trabajo de curias” (30 de abril de 2000). Además, fue asesor de la Renovación Carismática Católica de la Diócesis de Rafaela. Durante algunos años fue colaborador del diario La Opinión con una columna explicativa del evangelio dominical. A decir verdad, Idelso era una persona sencilla, afable, abierto a la gente, que marcó una época en la vida eclesial de la Diócesis de Rafaela y profundamente era una persona creyente.

Emilio Grande (h.)

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 31 de julio de 2009.

Compartir:

1 thought on “Con Idelso Re se fue un cura muy querido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*