Con altercados la asamblea aprobó el fideicomiso para la Mutual Ben Hur

Con serios disturbios, los socios activos aprobaron la constitución del ente que administrará lo producido por la venta de los bienes. Los primeros dineros se destinarán a las cajas de ahorro y a los mayores de 75 años hasta $ 20.000. Los casos vinculados a la alimentación y a la salud también tienen prioridad. Hubo mucha gente que quedó afuera. Zenklusen terminó saliendo con custodia. Hubo agresiones al periodismo.

Compartir:

Botellazos, empujones, insultos a la prensa, agua arrojada contra dirigentes. La tormenta que se avecinaba en la ciudad en la noche de ayer, terminó cayendo primero dentro del 17 de Junio. En una jornada llena de tensión, la Asamblea Extraordinaria convocada por el Consejo Ejecutivo de la Mutual terminó aprobando todos los puntos previstos en el orden del día. Para devolver los ahorros, propusieron la venta de una serie de activos y derivarlos a un fideicomiso. El mismo estaría dirigido por el Banco Provincia de Buenos Aires. También decidieron destinar el 30% de las ganancias de la Mutual de los próximos 5 años y el 50% de lo recaudado por un juicio ante el Estado Nacional -si es que se gana- por 10 millones de pesos como compensación por la pesificación asimétrica como refuerzo a la propuesta. La mitad de lo primero que se recaude de la venta se destinaría a devolver el dinero que se encuentra en las cajas de ahorro y que ahora sólo tienen una movilidad parcial ($ 250 por semana acumulativos). La otra mitad se volcaría a casos de salud o de alimentación, además de los ahorristas mayores de 75 años hasta $ 20.000. También se autorizó la conformación de un “acuerdo preventivo extrajudicial y/o en su defecto presentación en concurso preventivo”. Según lo que explicaron los dirigentes, esto permite que todos los bienes que se encuentran embargados (de acuerdo a sus palabras, en la actualidad serían casi el 100%) puedan ser liquidados y que todos los ahorristas “se encuentren en condición de igualdad al momento de poder cobrar”. Caso contrario, se verían beneficiados aquellos que entablaron la medida judicial contra la institución financiera. Los directivos no dieron una fecha cierta en donde los ahorristas se pudieran hacer de sus depósitos. La jornada comenzó mucho antes de lo estipulado, aunque la Asamblea dio comienzo a las 22:00, una hora y media después de lo previsto. ¿Por qué? Porque las protestas comenzaron a sentirse desde las 20. Abogados repartiendo notas, carteles (como el que decía “basta de connivencia institucional”), móviles policiales, daban el marco de lo que se gestaría más tarde. Los reclamos no cesaron en ningún momento. Las sirenas, aplausos e insultos no dejaron de escucharse, incluso luego de comenzada la Asamblea. Recordemos que sólo podían ingresar a la misma aquellos socios activos y no los adherentes. De acuerdo a los cálculos de una de las representantes legales, estos constituían el 90% del total de los socios. La Asamblea comenzó con un pedido de disculpas de Néstor Zenklusen, presidente de la Mutual. Inmediatamente después, una ahorrista pidió la anulación de la Asamblea “porque no se dejó entrar a los adherentes”. Otro haría lo mismo diciendo que “algunos socios no pueden decidir por todos los ahorristas”. Sin embargo, la misma continuó. De acuerdo a lo manifestado por el secretario -Rubén Dellasanta- unos 315 asociados estaban presentes en el 17 de Junio. El primer conflicto llegó con la elección de dos de los presentes para que firmen y aprueben conjuntamente con el presidente y secretario del Consejo Directivo, el acta respectiva. Luego de una votación, se terminó eligiendo a Jorge Gramaglia y Marcos Ibáñez. Margarita Frutos fue, quizás, la ahorrista más activa en el reclamo: pidió que se dieran a conocer los integrantes de la Junta Fiscalizadora -los cuales nunca se dieron a conocer- y pidió un cuarto intermedio hasta que aparezca toda la documentación que estaba requiriendo. A duras penas, Zenklusen pudo dar a conocer las diferentes actuaciones llevadas a cabo por el Consejo Directivo de la Mutual. Las razones que se presentaron para congelar los ahorros fue la pesificación asimétrica de los depósitos luego de la crisis de 2001 (según los cálculos, unos 12 millones de pesos se perdieron por eso) y por un “retiro masivo de fondos importantes” semanas antes de que se tomara la decisión, además de una “caída en la confiabilidad del sistema financiero”. Allí se dio a conocer la propuesta, luego de que se diera un detalle del activo (con todos los bienes) y del pasivo (con todos los tipos de depósitos). De acuerdo a sus cálculos, activo y pasivo coincidían en aproximadamente 34 millones de pesos. El dinero producido tanto con la venta del hotel Plaza -valuado en más de 5 millones- y de los loteos -6 millones el de Esperanza, más de 2 millones los de Rafaela- como de la cartera de créditos, serán administrados por el Banco Provincia de Buenos Aires (BAPRO), una de las instituciones bancarias más importantes del país. Sólo un sector de los ahorristas fueron los que realizaron preguntas, referidas a los bienes embargados (según Dellasanta, salvo uno, el resto se embargó después de la decisión, a través de presentaciones judiciales como respuesta a la medida), a la constitución del fideicomiso, sobre el concurso preventivo, entre otras. Cada explicación solía ser interrumpida por insultos de los presentes y de los socios adherentes que se quedaron afuera. A las 23:20, una socia pidió que se votara el orden del día. Pero como antes un ahorrista había pedido un cuarto intermedio para asesorarse – porque no confiaba en que esa fuera la mejor solución- se votó primero esto último. El sistema fue bastante engorroso, votándose primero la negativa “porque era más fácil”. De esa manera, sólo se supo que la mayoría había aprobado el orden del día sin ningún tipo de cambio.

Agresiones

Cuando terminó la Asamblea, muchos de los presentes optaron por retirarse. Pero el resto decidió ir en busca de Zenklusen. Los insultos estuvieron a la orden del día. Tampoco faltaron las agresiones físicas. Incluso, hubo algún amague de golpes de puño o de arrojar una silla. Finalmente, el presidente de la Mutual se retiró rodeado de una decena de hombres. La prensa, que se quedó hasta el final, cuando bajó del lugar que se le había destinado, se encontró con la comitiva. Luego de insultar a una colega, uno de los presentes “invitó amablemente” a que se retiraran los periodistas del sector. No sin antes decir que se tuviera cuidado con lo que se decía, “total, escriben cualquier cosa”. La Asamblea aprobó lo propuesto. Pero muchos ahorristas -los casi 300 que no tuvieron la posibilidad estatutaria de estar presentes- parecen no opinar lo mismo.

Un grupo de ahorristas manifestó en Tribunales

Era una treintena de personas, con carteles en sus manos. Pedían que sean llamados a declarar los directivos de la Mutual. Y que los fiscales actúen de oficio. Más tarde, fueron recibidos por Voglino y Zehnder. Se grabó la Asamblea de anoche.

Las calles rafaelinas amanecieron con una situación bastante extraña para la tranquilidad por la que se caracteriza. Es que unos 30 ahorristas de la Mutual de Ben Hur se congregaron frente a Tribunales. En sus pancartas de cartón, con letras en rojo, se podían leer leyendas que recordaban que había jueces que hacía 4 años que no se habían expedido sobre el tema. Una de las ahorristas allí presente comentó a un medio radial que se habían “autoconvocado” porque en ese momento había “ahorristas declarando cuando en ningún momento se ha actuado para tratar de averiguar desde adentro el tema de la Mutual. Nosotros reclamamos que también estén declarando los que son responsables de que los ahorros ya no estén”. Otro de los ahorristas mencionó que el objetivo de esta presentación en Tribunales era que “actúen de oficio los fiscales y que los jueces no cajoneen las causas”. Según lo que comentó, desde el 2001 solicitaron información con respecto a cómo se encontraba financieramente la Mutual y “nunca nadie abrió la boca. Hay muchas irregularidades en los préstamos, a quienes se los dieron. Son montos muy altos que no se devolvieron nunca”. El mismo ahorrista señaló que “de un día para el otro salieron a decir que a través de una corrida se dio esta situación”. Una de las dificultades con las que se encontraron los ahorristas fue la falta de un escribano que les permitiera certificar que no se podía entrar por ser sólo socios adherentes y no activos. Es por eso que antes de las 9 de la mañana uno de sus abogados estaba presentando un documento a través del cual le solicitaban al Colegio Profesional correspondiente designe uno de oficio. Más tarde fueron recibidos (por tandas de a 4) por el Fiscal de Cámaras Dr. Reinaldo Voglino -algo que los entendidos señalan como poco común- y el fiscal de 1ª Instancia Rodolfo Zehnder. En esas entrevistas, expusieron sus presentaciones.

Grabaron la Asamblea

Durante la misma mañana, el Juez de 1ª Instancia que entiende en esta causa -hay varias causas en torno a la situación de la Mutual-, Dr. Remo Tomasso (reemplazó a Alejandro Mognaschi, quien se excusó) decidió que se grabara -sólo en audio- la Asamblea realizada anoche. La misma le servirá al juez como referencia, dado que simplemente tiene carácter informativo.

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 23 de agosto de 2005.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*