Compromiso con la verdad frente al poder

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.).- Este 7 de junio se celebra el Día del Periodista en la Argentina, en recordación de la Gazeta de Buenos Ayres, fundada por Mariano Moreno, fecha instituida en un congreso de periodistas realizado en Córdoba en 1938. En aquel tiempo ni tampoco en el presente resulta sencillo ejercer esta profesión que es apasionante, porque demanda empeño la búsqueda de información, el chequeo de las fuentes, para así interpretar los hechos de la realidad con criterios éticos. ¿Cómo decir la verdad en una sociedad cuyos intereses económicos buscan desplazar a la dignidad de la persona? ¿Cómo decir la verdad cuando los valores son pisoteados por intereses políticos y económicos? ¿Cómo decir la verdad cuando los sueldos de muchos periodistas no alcanzan para vivir dignamente y tienen que trabajar en más de un lugar? En un contexto de enfrentamiento del gobierno nacional con los medios de comunicación no oficialistas, el periodista fallecido Bartolomé de Vedia (fue editorialista del diario La Nación y presidente de la Academia Nacional de Periodismo) había expresado que “en este tiempo, el periodismo debe luchar ante dos frentes de tormenta: el combate por la libertad, que está muy lejos de haberse terminado, y por la responsabilidad ética, que es un desafío nuevo de los hombres de prensa contra sí mismos”. Si no tenemos un periodismo independiente no puede hablarse de una sociedad democrática y en este concepto se encuentra la relación más conflictiva que el periodismo independiente debe afrontar, que es la relación prensa-poder. Por este motivo, el significado social del rol del periodista y los riesgos que el ejercicio profesional comporta fundamentan la exigencia de una ética de la responsabilidad en toda práctica profesional del periodista, que contribuirá decididamente en el servicio de la verdad y el bien común, y con un sentido crítico de la realidad. Si en más de una oportunidad realizamos críticas a la dirigencia por sus malas prácticas, los periodistas tenemos que hacer una autocrítica sobre cosas oscuras y en algunos casos poco dignas de nuestra profesión. En este sentido, el papa Francisco señaló en la XLVIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales del 2014: “también existen aspectos problemáticos: la velocidad con la que se suceden las informaciones supera nuestra capacidad de reflexión y de juicio, y no permite una expresión mesurada y correcta de uno mismo”. Finalmente, es bueno recordar un pensamiento del prócer Mariano Moreno: “Más vale una libertad peligrosa que una tranquila esclavitud”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *