¿Cómo buscar un equilibrio entre los clubes y los vecinos por ruidos molestos?

Se trata del editorial del programa “Sábado 100” por radio Sol Rafaela (FM 90,9) que conduce Emilio Grande (h.). A quién le corresponde controlar a los dicsjockeys: ¿los responsables del club y/o a Control Público municipal? ¿Realizaron los clubes las obras necesarias para aislar los ruidos?

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Algunos clubes de nuestra ciudad se encuentran con problemas económicos debido a la ordenanza vigente sobre ruidos molestos. Son el caso de Almagro y del club de los Abuelos, entre otros, habiendo recibido la solidaridad del presidente de la Federación de Entidades Vecinales Héctor Moscardo. Hace unos días el club Almagro convocó a una conferencia de prensa para contar la situación financiera institucional, mencionando que peligran las distintas actividades como bochas, patín, voley, fútbol. En este programa del sábado 1 de setiembre, su presidente Ricardo Cardoni contó los padecimientos que le ocasiona la actual ordenanza que le permite hacer solamente fiestas hasta las 2 de la mañana porque tuvieron una multa por ruidos molestos. Puso como ejemplo que en los últimos cinco años sufrieron una pérdida estimada en un millón de pesos, siempre y cuando hubieran alquilado el salón de fiestas todos los fines de semana. Hace unos días los directivos de Almagro fueron recibidos por funcionarios municipales y próximamente serán escuchados por el intendente Castellano por el mismo problema y algunos concejales ya se interiorizaron de esta situación. Cardoni en este programa, el secretario de Almagro Fabián Morel en la conferencia de prensa citada como en la reunión en el Municipio los dirigentes reconocieron que hubo en su momento exceso de los decibeles en la música. Apuntaron a que la responsabilidad es también de los dicsjockeys que animan las fiestas y en muchos casos se exceden los decibeles permitidos hasta 90. ¿A quien le corresponde controlar a los dicsjockeys los responsables del club y/o a Control Público municipal? ¿Realizaron los clubes las obras necesarias para aislar los ruidos? También hay algunas quejas de los asistentes a las fiestas bailables porque los decibeles altos de la música no permite dialogar en las mesas mientras el resto de la gente está bailando en un mismo salón. Hay que recordar que otros clubes también fueron sancionados por la misma situación de los ruidos molestos como ser el Club Atlético en un fallo confirmado por la Cámara de Apelaciones y el club 1º de Julio, en todos los casos por denuncias efectuadas por los vecinos afectados. Conviene aclarar que no se está en contra de las fiestas bailables que constituyen un momento de esparcimiento y festejo de parte de los organizadores. ¿Cómo buscar un equilibrio entre todas las partes involucradas: los clubes, los sonidistas, los vecinos afectados y el rol del Estado municipal buscando el bien común? No hay que apurarse y se debe seguir escuchando a todas las voces para que luego los concejales puedan tener el discernimiento necesario para modificar la actual ordenanza vigente sin perjudicar a ningún interés en particular.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*