Ciclo de teatro independiente: “Se finí” con un final imposible

En “Se finí”, obra dirigida por la rafaelina Romina Mazzadi Arro, dos mundos, aparentemente distantes, se encuentran y conviven. El universo personal, acotado y seguro, se ve amenazado por el entrono que lo invade, en la presentación en la sala de La Máscara.

Por María Florencia Forni (Rafaela)

Compartir:

El sábado por la noche en el Centro Cultural La Máscara, comenzó, como desde hace doce años, una nueva edición del Ciclo de Teatro Independiente. La poética de la obra, “Se Finí”, indaga en las relaciones de poder imbricadas en todas las relaciones sociales, en la cotidianeidad. También en la inseguridad que proviene externo, la amenaza de un afuera que también es parte de nuestro mundo… Al comienzo de la obra vemos a Matilde guardando algunas pertenencias en un bolso marrón, dispuesta a partir y dejar su pequeño mundo que hasta entonces parecía protegerla y cuidarla de lo exterior. Quizá por esa seguridad que le brindaba su mundo, tomar esta decisión no había sido fácil. Cuando Matilde intenta salir de su universo se encuentra con Hernán, que aparece escapándose de una trama policial que acontece a metros de la casa. En la obra conviven dos situaciones temporales: la de un ayer en la presencia de Matilde y la de un presente, en la irrupción de Hernán. Estos son dos mundos superpuestos en la obra a partir de una serie de sutilezas armadas desde el realismo, ¿qué elementos o sentimientos unen a estos seres tan distintos? Al principio, podíamos suponer que se trataba se una “cotidiana” situación de inseguridad, pero algo no cierra entre estos dos personajes. En Se finí, una de las obras ganadoras de los Proyectos de Coproducciones Área Teatro de la Secretaría de Cultura municipal 2008, la creadora rafaelina Romina Mazzadi Arro trabaja, por un lado, la temática del sometedor-sometido y, por otro, el tema de la inseguridad, con un afuera que amenaza y aterra. Las situaciones y el diálogo entre los personajes hacen suponer a los espectadores que existe un vínculo entre Matilde y Hernán, y que en esta obra es tan importante lo que se dice como lo que se oculta. Las miradas revelan, con naturalidad, cierta complicidad escondida. Llegando al final de la obra, Matilde, ya sola, repite el ritual del comienzo, guarda los objetos que tomó al intentar partir nuevamente en el mueble marrón con espejo. Todo está dicho, todo terminó. “Se finí” se sostiene por las acertadas actuaciones de Francisco Fissolo y Sofía Gonzalez, del grupo “Los Hijos de Roche”, y los textos de la directora.

María Florencia Forni

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*