Centro de Radioterapia: hay que suponer una increíble insensibilidad

Para la obra se requiere una firme decisión política. Dada la aparente inacción, a deducir del silencio, todo hace suponer de la existencia de una increíble insensibilidad para con el prójimo sufriente.

Por Emilio J. Grande (Rafaela)

Compartir:

Por Emilio J. Grande.- En la edición de este Diario del domingo 3 de marzo último firmé una nota titulada “Una sugerencia para el Centro de Radioterapia” en el sentido de destinar parte de los 14 millones de pesos (suma luego aumentada a 16 millones) dinero otorgado por el gobierno nacional a la Municipalidad de Rafaela para invertir en obras públicas (cloacas, cordones de cuneta, pavimento, etc). Dos días después, el martes 5 de marzo en la sesión del Concejo Municipal se aludió al mismo tema (radioterapia) resolviéndose insistir ante el gobierno provincial con sólidos argumentos en tal sentido expresados por los ediles Silvio Bonafede y Lolo Bauducco. Pasaron tres meses y, salvo que se haga en forma secreta, que se sepa ni concejales ni el Intendente se han dirigido al Gobernador o al Ministro del área para insistir acerca de las propuestas incumplidas desde hace años para dotar a nuestra ciudad de un centro para brindar el tratamiento debido a enfermos oncológicos. Hasta nos atrevemos a pensar en voz alta que quizás si no debería tener prioridad disponer de tal servicio antes del anunciado -sin fecha cierta- nuevo hospital. Mientras, recursos municipales de cierta consideración se destinan a una pista de Skate Park. ¿De extrema necesidad? Para la obra del Centro de Radioterapia se requiere una firme decisión política. Dada la aparente inacción, a deducir del silencio, todo hace suponer de la existencia de una increíble insensibilidad para con el prójimo sufriente. El intendente Luis Castellano debería ponerse en la piel de un enfermo oncológico que en la actualidad debe viajar diariamente a Santa Fe o San Francisco semanas y semanas, con lo que ese esfuerzo supone con la pérdida de tiempo y gasto económico, pero por sobre todo eso el sacrificio del viaje de casi 100 km con el sufrimiento de trastornos orgánicos que produce tal tratamiento de quimioterapia en muchos casos como vómitos, colitis, dolores, fatiga, entre otros, entre los más de 500 enfermos de esta zona según lo consignó un relevamiento ante distintas obras sociales, informado el año pasado por el doctor Bonafede. Ante la evidente falta de apoyo de parte del gobierno provincial actual y anterior, nuestra sugerencia para que Castellano gestione fondos de la Nación se sustenta en su evidente buena relación con la presidenta Cristina Fernández. Sin olvidar que para tal cometido podría sumarse al Intendente el diputado nacional Omar Perotti, con el señalamiento de anteponer a favor del Centro de Radioterapia, la plausible iniciativa de una universidad nacional, cuando en verdad Rafaela ya cuenta actualmente con un buen centro universitario que ofrece un menú de más de 50 carreras en 10 casas de estudio. En este contexto, la diputada nacional Silvina García Larraburu afirmó que “el presupuesto para el 2013, enviado por el Ejecutivo nacional, en el cual está trabajando el Congreso de la Nación, contempla la continuidad en el avance de las obras para la creación del Centro de Radioterapia y Medicina Nuclear de San Carlos de Bariloche, con una inversión de $ 100.000”. En la sección Opifón de La Opinión de edición reciente tuvo cabida una versión que en la vecina ciudad de Sunchales se impulsaría un movimiento para contar con un Centro de Radioterapia. Si fuera así habría que felicitar a esos sunchalenses que de lograr ese objetivo darían otra muestra de capacidad de gestión. Sería una prueba más de emprendimientos de envergadura muy valorables. Por caso, su pista del aeródromo nos produce sana envidia.

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 5 de junio de 2013.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*