Bendicen una imagen de santa Lydwina en Rafaela

Fue este domingo al finalizar la misa de las 11 en Catedral a cargo del sacerdote Ariel Botto. La obra escultórica fue realizada por la artista María Inés Adorni.

Compartir:

Por Emilio Grande (h.).- Al finalizar la misa de las 11 horas de este domingo 24 de abril en la Catedral San Rafael, el sacerdote Ariel Botto (vicario parroquial) bendijo una imagen de Santa Lydwina, construida por la artista y restauradora María Inés Adorni, colaboradora de esta web.

En cuanto a los detalles técnicos de la obra, contó que el proceso llevó unos cuatro meses de construcción entre el secado, el esmaltado y el armado, empezando con la arcilla para levantar la imagen completa con los tres personajes (la santa con otras dos mujeres), siendo la base de hielo porque representa cuando se cayó patinando.

Luego utilizó la técnica del “chorizo”, cortando para hacer el “biscocho” cerámico en tres pedazos para que pudiera entrar en el horno cerámico.

Después volvió a armar la pieza en forma completa, esmaltando con un secado rápido; se le hizo una colada con vidrio líquido, más conocido como resina. La base de madera es una imitación del mármol. El soporte se hizo en la herrería de Raimondi y la oración (que está más abajo) en Joyería Ricserdan.

El color general es platinado, que es el significado de la obra en relación al hielo, según el consejo que le dio el profesor de patinaje artístico Paulo Noe, quien pidió realizar el trabajo, aclarando que no hay devoción de esta imagen en la Argentina. En Holanda la imagen es platinado con un ramo de rosas dorado.

Respecto al destino de la obra con esta imagen, todavía no está definido, pero podría ser un hogar o un club de nuestra ciudad.

Sobre la santa

Santa Lydwina (o también Ludivina) nació en Schiedam (Holanda) en 1380 y murió en 1433 en el mismo lugar. De joven sufrió un accidente en el hielo, lo que fue deteriorando su salud por el resto de su vida. Entregó su sufrimiento a Dios y con virtuosa paciencia soportó todas las contrariedades de su vida.

Llamada “una víctima del corazón de Jesús” fue canonizada en 1890 por el papa León XIII y en 1944 fue nombrada “santa patrona de los patinadores”; es además invocada como protectora frente a las enfermedades crónicas.

Oración: “Santa Lydwina, alcánzanos de Dios la gracia de aceptar con paciencia nuestros sufrimientos como pago por nuestros pecados y para conseguir la conversión y salvación de muchos pecadores. Amén”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*