Ben Hur vendió parte del paquete de Solidaria Salud, pero el dinero no está

Por Evangelina Schmit

Compartir:

El sábado por la tarde mientras el presidente de la Mutual del Club Sportivo Ben Hur, Néstor Zenklusen, hablaba por las radios sobre el partido de fútbol que estaba a punto de comenzar y luego no se perdía detalles, desde las tribunas, sobre el accionar de su equipo; más de 200 ahorristas debatían casi en la otra punta de la ciudad los pasos a seguir para recuperar, al menos, una parte del dinero depositado en la entidad. Durante el encuentro del sábado los ahorristas sumaron aún más preocupaciones a esta historia de fondos acorralados, ya que se sabe que la Mutual vendió el 50 por ciento del paquete de la obra social Solidaria Salud, un servicio que Ben Hur le había comprado a una medicina prepaga rosarina, la que hoy por hoy volvió a adquirirlo. La preocupación de los ahorristas surge, en primer lugar, porque el Consejo Directivo continúa tomando directivas inconsultas, mientras que nadie sabe adónde fue a parar el dinero de esta venta. “El tiempo pasa y la Mutual sigue trabajando a alta velocidad. Vendieron Solidaria Salud y el dinero no está más. Están borrando información de los archivos, están pasando créditos que se cobran con un sello de caja y el dinero no se rinde, ya que deben devolverle a una entidad que es la Foncap, la que les está prestando plata”, dijo una ahorrista indignada en la reunión del sábado. En este sentido, un ahorrista pidió la palabra y expresó que “están vaciando la Mutual. Entonces, esto no da para más. A mí si se cae Ben Hur o si se cae Presto ya no me interesa. Es decir, si me corresponde una computadora por mis ahorros, yo quiero esa computadora antes de que llegue a la Mutual y no encuentre nada. O al menos quiero que apaguen la luz y corten los teléfonos que estamos pagando todos nosotros”.

El acta acuerdo

Otro de los puntos debatidos por los ahorristas fue el acta acuerdo que los directivos de Ben Hur están haciéndoles firmar a los ahorristas. En este marco, los autoconvocados le recomendaron a los socios presentes que no firmen este acuerdo, ya que de lo contrario “no recuperarán nunca más sus ahorros”, porque en el Fideicomiso no se incorporan todos los bienes de la Mutual y, por el contrario, se colocan propiedades embargadas, juicios de dudosa cobrabilidad y créditos incobrables. “Este no es momento para tibiezas, si queremos recuperar lo que nos corresponde tenemos que jugarnos el todo por el todo. Ellos siguen trabajando a la velocidad de la luz, van muy rápido. Tenían todo preparado, por ejemplo ya tienen el acta de acuerdo para que nosotros firmemos. Es decir, el que quiera perder sus ahorros que firme esta carta”, dijo uno de los ahorristas con el acuerdo en la mano. Asimismo, otro de los perjudicados por Ben Hur agregó que en ese acta acuerdo dice claramente que el 17 de agosto, es decir cinco días antes de la Asamblea, tenían todos los datos contables. “La pregunta es entonces porqué no los quisieron entregar. No nos dicen la deuda real que tiene la Mutual. En el acta acuerdo dicen todo lo que incorporarán al Fideicomiso, pero no mencionan el dato más importante que es la deuda que tiene la entidad. Es más, la mayoría de los créditos que incorporan al Fideicomiso son incobrables”.

La información secreta

Otro punto del debate giró en torno al ocultamiento de información por parte de los integrantes del Consejo Directivo de la Mutual, los que nunca accedieron a poner a consideración de los ahorristas la documentación correspondiente. A su vez, los ahorristas recordaron que días antes de que se realice la Asamblea Extraordinaria, con un escribano, un grupo de damnificados le pidió al Consejo Directivo que les brinden información no sólo de los últimos diez balances, sino también de los balances de corte para llegar con información a la Asamblea. Es decir, para que los socios activos pudieran contar con información fehaciente a la hora de tomar una decisión. “Pero frente a este pedido nos contestaron que esa información era muy voluminosa y que ya había estado a disposición de todos los asociados”, comentó un ahorrista. Además, otro de los “acorralados” por Ben Hur dijo que la semana pasada fue a la Mutual a pedir el acta de la última Asamblea, pero no se la quisieron ni siquiera mostrar. “Le solicité solamente la posibilidad de leer este acta y también me negaron esa oportunidad”. “Una ahorrista pidió en la Asamblea documentación de la deuda y no se la dieron. Preguntó si estaba la Junta Fiscalizadora presente, le dijeron que sí, pero nadie se paró. Entonces, no responden nada. Podemos mandar un millón de cartas y no nos contestan nada; es más, se nos matan de risa en la cara”, expuso enojado un ahorrista.

Diálogo cortado

Por otro lado, los ahorristas de Ben Hur aseguraron que hace dos meses que intentan dialogar con los directivos de la Mutual, pero siempre “nos cerraron las puertas y jamás nos respondieron una sola nota. Se nos rieron en la cara prácticamente”. “Zenklusen expresó en varias oportunidades que somos cinco gatos locos, que no tenemos fuerza, etc. Ahora él se encuentra disfrutando el partido de fútbol, cuando nosotros estamos acá renegando con una bronca terrible porque no nos devuelven lo que nos corresponde, que es nuestro dinero”, manifestó una ahorrista que necesita sus ahorros para realizarse una intervención quirúrgica. En tanto, otro de los ahorristas agregó que “nosotros siempre propiciamos el diálogo, eso les consta a todos, pero fueron ellos los que siempre se negaron a hablar. Nunca nos dieron participación en las decisiones, ni siquiera en la formación del Fideicomiso. Por ejemplo, eligieron al Banco de la Provincia de Buenos Aires (Bapro) para que administre el Fideicomiso y ni siquiera eso nos consultaron. Entonces, cómo vamos a hacer para ir a pelear a más de 500 kilómetros si este Banco no cumple con lo que tiene que hacer”.

Zenklusen, el “volanteador”

Los escenarios fueron paralelos, pero en lugares distintos. A la misma hora del sábado, mientras un grupo de personas trataba de aunar criterios para recuperar los ahorros de toda una vida, otro grupo alentaba al equipo de fútbol de la institución que acorraló en dos oportunidades el dinero de la gente que confió en la Mutual y la hizo grande. Antes del partido de Ben Bur contra Tigre se repartían unos volantes, sin pie de imprenta, cuyo título es “Vamos Benhurenses”, donde se llama a la defensa de la Mutual, porque de lo contrario “nos devoran los de afuera”. Este volante constituye una nueva burla del Consejo Directivo de la Mutual hacia los ahorristas, ya que habría que preguntarse de dónde salió el dinero para realizarlos, mientras que es una muestra más de que la actividad deportiva no está, en absoluto, separada de la actividad mutualista. “Hoy estamos en el ojo de la tormenta, y se cuestiona todo. Entonces la pregunta es: ¿’las cosas se hicieron tan mal’? Indudablemente está claro que a algunos no les importa lo que pase con Ben Hur, a otros ni siquiera les importan las instituciones, y otros aprovechan y sueñan con la posibilidad de una caída. En definitiva, si no defendemos y ‘bancamos’ a Ben Hur, nadie lo va a hacer por nosotros”, dice una parte del volante de Zenklusen.

Fuente: diario Castellanos, 5 de setiembre de 2005.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*