Ben Hur lo tenía pero Unión lo empató al final

En un final polémico, Saboredo igualó a los 50 minutos, cuando el árbitro Derevnín había marcado cuatro de tiempo adicionado. Más allá del 2 a 2 final, Ben Hur ofreció una imagen mejorada en su debut como local y puede ilusionarse con mantener la categoría. Bustos marcó el primer gol benhurense en la categoría, igualó Bazán Vera y Echagüe había sacado ventajas en la media hora del complemento. La visita terminó jugando con uno menos por la expulsión de Gil. Hubo un muy buen marco de público en el estadio Parque.

por Darío Gutiérrez

Compartir:

Pasarán varias horas en que se vaya la calentura de la gente de Parque Ilolay con el árbitro Alejandro Derevnín, por ese corner que dejó ejecutar con el tiempo adicional cumplido y que derivó en el posterior gol de Saboredo. De todos modos, en un partido vibrante, de a ratos bien jugado, en otros no tanto, el 2 a 2 final no le queda tan mal al trámite. La jugada que termina privando al equipo de Trullet de dos puntos fundamentales fue una constante en materia de sufrimiento para la última línea local a lo largo de la tarde. Los centros cruzados (el tanto de Bazán Vera) y la mayoría de las pelotas paradas terminaron en la cabeza de los jugadores visitantes. Y cuando no, los rebotes -como en el segundo gol- fueron a parar a un jugador rojiblanco. Ese fue el principal déficit del dueño de casa. Pero a diferencia del partido con Almagro, hubo aspectos positivos también para poner en la balanza. Esta vez funcionó por momentos el circuito Giampietri – Echagüe – Bustos, en el primer tiempo sobre todo. Por el medio, a espaldas de la posición del volante central Canuto, encontraron espacios para encarar, sobre todo por Echagüe que tuvo dos claras oportunidades en el período inicial. En ambas se demoró un instante y Renzo Vera llegó con lo justo para sacar al corner. El otro signo evidente de mejoría estuvo en el carril izquierdo. Andrés Romero tuvo mayor decisión para atacar y en una aparición suya llegó la apertura del marcador. Tras recibir de Giampietri, fue hasta el fondo dentro del área, centro atrás, no pudo Echagüe y en el rebote Bustos estuvo atento para convertir el primer tanto benhurense en la categoría de ascenso más importante del fútbol argentino. Quedaba claro que de Ben Hur dependía profundizar las grietas que mostraba el fondo “tatengue”. Pero las intermitencias de Giampietri y la soledad de Bustos en los últimos metros de la cancha le impedían cristalizarlo. Unión, después de unos minutos de incertidumbre, se reacomodó en la cancha. Saboredo empezó a ser una pesadilla para Fontana, que además padecía las subidas de Bolzán. Y en uno de los varios centros que llegaron desde la izquierda, Bazán Vera (que en el arranque había tenido una chance clara que se le fue apenas afuera) cabeceó libre en el segundo palo, para vencer a un indefenso, aunque también dubitativo, Bertoya. Para colmo de males en el dueño de casa, Alejandro Vaca tuvo que dejar la cancha con un tirón. Lo que ya parece el maleficio de los volantes centrales, le dio la chance a Facundo Rodríguez de debutar en un partido muy caliente. Además, en una zona donde el técnico había apostado a un Diego Restelli que, después de un arranque con algunos problemas, se fue acomodando a la marca personal de García. En el segundo tiempo, Unión quiso mantener el envión del final del primero. Siempre apostando la potencia física de sus delanteros y a algunos intentos de Saboredo. Craviotto quiso buscar más fútbol con el cambio de Rosales por García (lo cual habla bien del trabajo de Restelli), pero su equipo siguió siendo muy tibio. Y Trullet, en su movida, encontró un rédito que esperaba Ben Hur para ser más agresivo. El ingreso de Romay fue productivo, porque encaró un par de veces con decisión y le dio compañía a Bustos. A eso se sumó el despliegue de Romero por izquierda, que inició un pasaje favorable para su equipo con un gran remate que con esfuerzo sacó Evangelisti (ingresó en el final del primer tiempo por el lesionado Noce). Promediando la etapa, Ben Hur se dio cuenta de que podía. Echagüe -de buen trabajo- dejó solo a Romay y definió débil. Y después Bustos obligó a una notable intervención del arquero. En el corner, Echagüe cabeceó en el área chica (los jugadores de Unión reclamaron falta) y desató otra vez la algarabía en el sector benhurense. Quedaba menos de un cuarto de hora y estaba todo a pedir de Ben Hur. En lo anímico y en lo futbolístico, sumado a que Gil dejaba a su equipo con un hombre menos por un exceso verbal. En los pasajes finales Ben Hur intentó aguantar la pelota en campo rival y a aguantar los últimos embates como sea. A los 48′ Bertoya, con un manotazo desesperado, y el travesaño, le dijeron que no a Bazán Vera, para que después un defensor despeje apurado. Pero en el corner, nadie llegó al cierre por el segundo palo ante el remate de Saboredo que se metió en el arco después de atravesar muchas piernas. Ben Hur hizo un buen partido, dentro de lo que se le puede pedir a un equipo que es nuevo en la categoría. Da la sensación de que las mejorías son por partes, pero tendrán que seguir llegando para acrecentar la ilusión de la permanencia.

Fuente: diario La Opinión, Rafaela, 14 de agosto de 2005.

por Darío Gutiérrez

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*