Barrio Zazpe: inauguran la capilla Nuestra Señora de Itatí

Se realizó la procesión por las calles del populoso sector y la misa fue presidida por el obispo Franzini. “Hay que integrar la vida de la familia a la Iglesia”, dijo. Hubo aportes de particulares, de la diócesis de Rafaela y de católicos alemanes.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

En la tarde del 9 de Julio último se inauguró la capilla “Nuestra Señora de Itatí”, ubicada en calle Francia al 2600 frente a la plaza Madre Teresa de Calcuta del barrio Monseñor Zazpe -noreste de la ciudad-, en el marco de la Fiesta Patronal de la Virgen de Itatí. La ceremonia incluyó procesión por las calles de la populosa barriada y luego misa que fue presidida por el obispo diocesano Carlos Franzini y concelebrada por varios sacerdotes. “Hay una historia encerrada en estas paredes que es un signo más profundo del templo espiritual. Cuando asumí recién se inauguraba este barrio con la designación de Monseñor Zazpe”, expresó el titular de la Diócesis durante la homilía. Recordó que una familia cedió un terreno que está contiguo al que había donado el Club de Leones en el que se levantó un salón para catequesis y el funcionamiento del costurero. A la hora de hacer memoria mencionó a las hermanas asistentes sociales, Héctor Casale -ex párroco de Santa Josefa de Rosello-, la comunidad con la necesidad de contar un templo, como también el Congreso Eucarístico Nacional que se realizó en Corrientes. “Participó en el congreso un grupo de feligreses de esta diócesis, recibiendo de regalo una imagen de Itatí. Además, el Papa pidió gestos concretos y en el discernimiento del consejo presbiteral se decidió construir la capilla del Santísimo Sacramento en la Catedral. El segundo gesto fue buscar un lugar significativo donde el Señor quiere a los pobres y así fue pensada esta capilla a través de un desprendimiento muy fuerte: el predio del obispado en bulevar Santa Fe y Newbery (estaban boy scout y cursillos de cristiandad)”. Al venderse ese inmueble permitió ampliar el alojamiento en la Abadía y sentar los “fundamentos” para esta capilla en el Zazpe. “Se contó con el aporte también de los católicos alemanes que hay que tomar como ejemplo, quienes se privan en la colecta de Adviento. Tenemos que crecer en solidaridad para el sostenimiento de la misión evangelizadora”, destacó. Y agregó: “Somos familia de Dios e iguales al ser bautizados con dignidad para respetarnos y valorarnos. En el barrio hay muchos que no conocen esta dignidad de ser bautizados. Hay que integrar la vida de la familia a la vida de la Iglesia para renovar el compromiso misionero”. Finalmente, Alejandro Mugna -párroco de San Pedro y Santa Josefa, a la que pertenece esta capilla- agradeció al obispo, los sacerdotes, los diáconos permanentes, los que trabajaron en la construcción. Entre el numeroso público se pudo observar la presencia del intendente Omar Perotti, el concejal Luis Castellano, la diputada provincial Rosario Cristiani y algunos funcionarios municipales.

ALGUNOS DATOS

Se empezó a construir en agosto de 2007, contando con las donaciones de la familia Destéfanis en el terreno, 25.000 dólares de la diócesis de Rafaela, 25.000 euros de la colecta adveniat de los católicos alemanes y la madera para el techo en forma anónima. En la parte trasera del nuevo templo hay dos salones: uno que donó el Club de Leones y el otro que hace poco tiempo se hizo a través de Cáritas Catedral. “Se apunta a la promoción humana y ahora va a comenzar un horno de pan”, sostuvo Mugna a este cronista. A decir verdad, este sector social es uno de los más pobres y postergados de Rafaela, en el que las casas son precarias, el nivel social es de clase baja y muchos realizan changas, tienen planes sociales o están desocupados. Sin embargo, la gente es abierta y solidaria.

Emilio Grande (h.)

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*