Baile de disfraces en el Congreso de la Nación

Muchos de los que el domingo salgan electos llegarán solo para estar de paso.

Compartir:

Por Jorge Lanata.- Esta elección no es lo que parece: Manes va como diputado pero quiere ser presidente. Santilli quiere ser gobernador en el 2023. Tolosa Paz está ahí porque nadie más quería. Alberto intenta su reelección o, por lo menos, que no vacíen su gabinete. Cristina quiere corregir a sus discípulos inútiles. Larreta necesita que María Eugenia y el Colo consoliden su camino al 2023.

Nadie está ahí por lo que dice estar. El Congreso es un trampolín, una vidriera y un sitio de paso para sostener estructuras políticas. Mañana se define un plebiscito a la gestión de Alberto, la instalación de nuevas candidaturas y quien lidera la oposición.

El Congreso tiene una lógica propia que todos aceptan como normal: en los años impares (los de elecciones) trabaja menos. Hay menos sesiones, menos proyectos, menos leyes. La obligación de votar un año sí y otro no hace que se viva un estado de campaña permanente.

En todo 2021 hubo solo cuatro sesiones ordinarias; cinco, en verdad, pero una sólo fue una visita del Jefe de Gabinete para dar un informe de gestión. También podría agregarse la Asamblea Legislativa, en la que no se debatió nada y habló el Presidente.

“La oposición no nos da quórum”, dicen cerca de Sergio Massa para justificar la situación.

El Senado -manejado por Cristina como un joystick– llevó adelante diez sesiones. Siempre estuvo funcionando de manera virtual -con solo seis bancas presenciales por la mayoría y otras seis por la primera minoría- y el 31 de agosto volvió a extenderse la modalidad por otros sesenta días.

El año del Senado será virtual mientras volvieron las clases, los actos políticos y hasta el público en las canchas.

Las leyes más importantes que se aprobaron este año:

– Modificación del Impuesto a las Ganancias, proyecto de Sergio Massa.

– Baja de tarifas de gas en zonas frías, proyecto de Máximo.

– Nuevo régimen de biocombusitibles, proyecto de Máximo.

– Cupo laboral trans.

En el primer año parlamentario (desde marzo de 2020 a febrero de 2021) se aprobaron 70 leyes.

Si se lo compara con administraciones anteriores:

– Néstor Kirchner: 600.

– Cristina Kirchner (primer mandato): 387.

-Cristina Kirchner (segundo mandato): 522.

Mauricio Macri: 292.

Alberto Fernández: 70.

Último en la tabla que antecede, Alberto recupera la punta en el chart de decretos de necesidad y urgencia: dictó 76, la cifra más alta desde 2002.

En el Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa, realizado sobre trece países, Argentina está a mitad de tabla. El primero es Chile, el último Venezuela. El Índice no toma en cuenta cuestiones políticas, sino normatividad, labor parlamentaria, gestión administrativa y participación ciudadana.

En las conclusiones del Indice se cuestiona que Argentina no tenga -o no aplique- normas sobre conflictos de intereses y lobby, y observa serias deficiencias en la posibilidad del control ciudadano.

En lo que peor le va al país es, claro, en el manejo de la plata. “Se constató un discreto nivel de información en materias como el presupuesto del Congreso y su ejecución, contrataciones públicas de bienes y servicios y viajes de legisladores a lo que se suma la inexistencia de información disponible sobre los llamados a concurso para la contratación del personal del Congreso y sobre la ejecución del gasto de las fracciones parlamentarias”, dice el Índice en sus conclusiones.

El Senado cuenta con 5.914 empleados (entre planta permanente, transitoria y contratos) y Diputados con 4.985 agentes. Su presupuesto es de 40.273 millones de pesos.

Directorio Legislativo, una ONG especializada en temas parlamentarios observa que el 20% de los senadores se excede en la cantidad de asesores que contrata.

Todo esto sin entrar en detalles como la obligación del diezmo denunciada hace unos meses (los legisladores Assef y Jetter del PRO y Regidor, del radicalismo).

Muchos de los que el domingo salgan electos llegarán al Congreso solo para estar de paso.

Fuente: https://www.clarin.com/

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*