Antropocentrismo peligroso

Por María Herminia Grande.- Cuando los temas, “envejecen”, desaparecen o se diluyen conjuntamente con los titulares periodísticos, es porque los responsables políticos institucionales de los mismos no son serios. Lo más triste es que Argentina al mismo ritmo cambia sus preocupaciones. Una corrupción transmuta en otra. Un asesinato se diluye en la polémica sobre la culpabilidad del asesinado. Un candidato siente que ganó las elecciones de la mano de un encuestador que ya le puso la banda pero luego la gente en las urnas se la saca. Un juez es apartado de una causa y la misma desaparece. Los enormes problemas que atraviesa Argentina lamentablemente no se diluyen con los titulares. Cómo días atrás me dijo Jorge Sola del Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la CGT: “los datos de la pobreza no son ni políticos ni ideológicos, ¡sencillamente es gente que no come bien!”. El Dr. Abel Albino en la profundidad de su simpleza nos decía “nuestro país es el 6to en riquezas y el 1ro, en riqueza por habitante ¡y está peligrosamente vacío!”. No encuentra una explicación que contradiga la lógica de su razonamiento cuando dice: “no hay que tenerle miedo a los diagnósticos, gracias a ellos podemos hacer tratamientos” y completa “hay que hacer el diagnóstico aunque duela”, me atrevería a agregar, principalmente cuando duele. Los diagnósticos en Argentina fallan como las encuestas porque se quiere torcer la lógica del método o encorcertarlo, es decir tergiversar la realidad para que el resultado sea el que se quiere y no el que es. Nuestro país atraviesa el flagelo del hambre, de la desnutrición, del desempleo, del mal empleo, de la inseguridad, del narcotráfico, de la mala justicia, de la mala salud, de la mala educación, de la mala vejez, de la mala niñez, de la mala vida. Porque está atravesada por la inequidad. La inequidad tiene vida cuando la justicia no es justa, cuando la política la interfiere. Cuando la corrupción se apodera de los resortes que deben garantizar lo que establece la Constitución Nacional. Días pasados Leonardo Boff me decía que “el antropocentrismo del que habla el Papa Francisco en su encíclica y en sus mensajes, es lo que llevó a romper el pacto con la naturaleza. “El hombre –dice Boff- tiene con la naturaleza una avenida de dos manos. Hoy eso no existe. La naturaleza da y el hombre no devuelve”. Remata diciendo “así como está la tierra vamos hacia lo peor. Vamos hacia un estallido de la naturaleza. Y recién ahí vamos a entender la palabra de Francisco” En realidad el antropocentrismo ha roto todos los pactos, no sólo con la naturaleza, llevando al hombre a un límite donde pone en peligro su propia existencia. Argentina transita un período electoral vertiginoso donde su alocado ritmo puede terminar siendo una contradicción entre lo que busca el votante y lo que quiere el votado. Para ser más clara: a hoy los candidatos responden en sus actitudes mucho más a los concejos del marketing y sus gurúes, que a la compenetración del problema que atraviesa Argentina y las propuestas para resolverlo. El Dr. Abel Albino nos habla de un país vacío. Esa oquedad aparece en la política por la falta de partidos con vida política. En definitiva no queda absolutamente claro, especialmente en las oposiciones nacionales, el límite de las divergencias. Si éstas fuesen programáticas en las recientes elecciones en Capital Federal el voto en blanco debería haber arañado no menos del 20%. Esto lo menciono dado que se supone que Lousteau y Rodríguez Larreta pertenecen a la misma avenida política que tiene distintas manos; avenida, que no sintoniza ni con la izquierda ni con el kirchnerismo para que estos dos la transiten. En todo caso lo que se vió son estrategias para imposibilitar la llegada de alguien a cualquier precio. Principalmente sin tener en cuenta lo que debiera ser primordial: la ideología y/o el proyecto a desarrollar. Mientras Argentina haga de la política el juego de la oca donde sus candidatos y/o dirigentes avancen o retrocedan por humores del azar, los problemas que se acumulan engrosarán esperando su resolución.

www.mariaherminiagrande.com.ar @mhgrande htpps://www.facebook.com/mgperiodismo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *