Alumnos de Santa Fe, por la prevención

Se trata de un proyecto de 2º año de la Escuela de la Plaza de Rafaela modalidad Economía y Gestión de las Organizaciones del año 2005, en el marco del programa Diputados por un Día que impulsa el legislador Roberto Mirabella.

Compartir:

Velar por la seguridad de los ciudadanos es función del Estado. Tanto las últimas encuestas, que la ponen al tope de las demandas de la ciudadanía, como la reciente marcha en Plaza de Mayo demuestran hasta qué punto gran parte de la sociedad argentina está preocupada por la cuestión de la inseguridad y por la falta de soluciones.

Por eso resulta muy interesante lo ocurrido en la provincia de Santa Fe, donde una iniciativa presentada por estudiantes de escuelas medias de Rafaela, en virtud del programa provincial Diputados por un Día, llegó hasta la Legislatura santafecina. El proyecto, presentado en la Cámara baja local por el diputado Roberto Mirabella, propone medidas para disminuir los niveles de violencia en los locales bailables -una realidad que los jóvenes conocen muy bien y que repetidamente ha figurado en las noticias policiales-, y también para velar por el derecho a la recreación y diversión de la juventud.

El programa provincial Diputados por un Día, que se realiza desde hace tres años, tiene el propósito de que los jóvenes incorporen el concepto de participación y que comprendan la importancia de resolver los conflictos a través del diálogo y la confrontación pacífica de ideas. Es evidente que, con propuestas como la descripta, los objetivos del programa se están alcanzando.

Efectivamente, los alumnos propusieron que los empleados de los locales bailables realizaran obligatoriamente cursos de capacitación sobre primeros auxilios, seguridad y prevención contra la violencia, dictados por psicólogos, paramédicos, personal policial y de Defensa Civil. Como lo expresaron los propios alumnos cuando sometieron a debate su propuesta, las cifras de hechos de violencia en los lugares bailables podrían reducirse en gran parte si el personal es capacitado para que tenga conocimientos suficientes con el fin de actuar con eficiencia y responsabilidad en situaciones de riesgo.

Está contemplado también el aspecto económico, esto es, de dónde deberían salir los fondos para afrontar los gastos en capacitación y en controles: de un tres por ciento de la alícuota de ingresos brutos que tributan los locales bailables, de los recursos originados en la aplicación de las sanciones previstas por la reglamentación de la ley, de aportes voluntarios de instituciones, empresas y particulares, y del producto de campañas de apoyo a este programa.

Independientemente de la fortuna que este proyecto de ley tenga en la Comisión de Asuntos Comunales de la Cámara baja de Santa Fe, donde está en análisis, hay que destacar lo importante que es, como ejercicio de la ciudadanía responsable, que lo hayan elaborado alumnos secundarios . No sólo porque son los directos involucrados en la creciente violencia que ha cobrado el uso de custodios en locales bailables, sino también porque la solución encontrada hace gala de sensatez y puede ser utilizada en todas las discotecas de la Argentina.

Muchas veces, desde esta columna editorial reclamamos que todos los miembros de la sociedad colaboren para hallar las respuestas a los problemas cotidianos; en este caso, han sido los más jóvenes quienes lo han hecho, y muy bien. Ahora depende de los dirigentes tomar el ejemplo y llevar a buen puerto esa propuesta.

Fuente: editorial del diario La Nación, Buenos Aires, 12 de setiembre de 2006.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*