Alta fiesta: del “vote and fuck” al menos gente va a votar

El Gobierno tratar de captar el voto joven que se les escapa por el antisistema. Pobre campaña del garche y el porro y la participación en las elecciones que viene en baja.

Compartir:

Por Jorge Lanata.- María Eugenia Vidal todavía está tratando de explicar qué quiso decir con la marihuana. Tolosa Paz está feliz, porque cree que, aunque no en votos, su expansivo uso de la palabra “garchar” le sirvió para elevar su “grado de conocimiento”. Milei ratifica las consonantes de su “aplastar”, un verbo que viene con las botas puestas.

La mayoría de los afiches son sólo fotos y nombres; bien podrían ser carteles de próximos recitales. El páramo de ideas ya ha caído también al páramo de formas. A una semana de las elecciones, el intento del Gobierno por tratar de captar el “voto joven”, que se les escapa por los márgenes del antisistema, da la misma vergüenza ajena que daban aquellos profesores mayores que, frente a los chicos, se hacían los cancheros.

Porro, garche, fiesta: el año dos mil nos encontrará unidos o enfiestados, dando la vida por un like. “La salida llega con Santoro y alta fiesta. Vamos a votarlo la esperanza en alto baby, la salida llega con Santoro y alta fiesta, vamos a votarlo”, cantan los seguidores de Leandro remedando un tema de María Becerra (Nota: Leandro compite, María canta).

Para el Presidente -que no quiere ni oír hablar de fiestas– “este año la Argentina va a volar de turismo y bienvenido sea de que después del dolor salgamos al disfrute”.

“A los peronistas nos gusta compartir, nos gusta abrazarnos y paro acá, porque se arma un despelote”, afirma Kicillof, afiliado peronista desde el pasado febrero. Hay quienes ubican el nacimiento de la tendencia “vote and fuck” en una entrevista de Coco Silly al Puma Goity en mayo de 2020: “Cuando uno es peronista, tiene relaciones carnales con mucha alegría. Coger es muy peronista. Que no nos quiten esa alegría”.

No sé qué pensarán los infectólogos, pero si coger es sólo peronista, los gorilas nunca hubieran nacido.

La relación “fuck-peronista”, por así llamarla, no ha sido siempre tan lineal. Según Donna Guy, en el libro “El sexo peligroso. La prostitución legal en Buenos Aires, 1875-1955”, luego del escándalo de 1942 en el Colegio Militar donde 32 estudiantes fueron acusados de participar en orgías, se emitió una resolución para habilitar “casas de tolerancia” en las denominadas “zonas de necesidad”.

María Eugenia Vidal la marihuana y L-Gante, ejes de una campaña vacía de propuestas.  Foto: Captura TV.

María Eugenia Vidal la marihuana y L-Gante, ejes de una campaña vacía de propuestas.

Ya en 1954 y en el segundo mandato de Perón se firmó -en plena batalla con la Iglesia- el decreto 22.532 por el que se amplió y flexibilizó la apertura de prostíbulos bajo la órbita de gobiernos provinciales y municipales. El decreto también llevó la firma de Antonio Cafiero.

A la revolución sexual de los sesenta le siguió la moralina setentista: si bien es cierto que las posiciones del PRT-ERP eran más dogmáticas en ese aspecto, también los Montoneros castigaban el adulterio y tenían una atávica desconfianza hacia los homosexuales.

Con “el Carlos” y su Ferrari las cosas volvieron, sin culpa, a su lugar. A medida que la frivolidad y la estupidez avanzan, el público se desentiende de la democracia: los niveles de asistencia en las últimas elecciones han ido en descenso.

Haciendo números

Hasta ahora hubo comicios en cuatro provincias: en todas la participación cayó, y el voto en blanco fue la estrella en Salta donde alcanzó el 12%.

El 2 de junio en Misiones la participación fue del 59% del padrón, esto es 12 puntos menos que en los comicios de 2019 y 2017. El 27 de junio en Jujuy la participación fue del 70%, ocho puntos menos respecto de 2019 y 10 puntos menos que en 2017. El 15 de agosto en Salta fue del 60%, esto es 11 puntos menos que en 2019 y casi 15 puntos menos que en 2017. El 29 de agosto en Corrientes fue de 66% contra el 70% de 2019, pero mucho más bajo que en 2017 cuando asistió casi el 80%.

Alta fiesta.

Fuente: https://www.clarin.com/

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*