Abogados católicos rechazan el nuevo Código Penal

la Corporación de Abogados Católicos reclama “que la Comisión Oficial del Ministerio de Justicia suprima del proyecto todas las disposiciones que desconozcan la intangibilidad de la vida inocente”.

Compartir:

El 18 de mayo el Gobierno presentó el Anteproyecto de Reforma Integral del Código Penal, que el 31 de marzo terminaron de redactar los diez “expertos” convocados a tal fin. Según informe presentado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos al Senado, la Comisión comenzó a reunirse en forma sistemática a partir del 8 de febrero del 2005, concluyendo la parte general del Código el 2 de junio del mismo año. Como informamos en Notivida 353, la ciudadanía se encuentra ahora con un proyecto de Código Penal que despenaliza el aborto dentro de los tres meses de gestación y en cualquier momento del embarazo si corre riesgo la salud psíquica o social de la madre; que reduce las penas para el filicidio, la eutanasia y la tenencia de drogas y que prevé severísimas sanciones para la “persecución por orientación sexual”. Recordamos que hasta el 15 de agosto se puede rechazar el nuevo Código escribiendo a consultapublica@jus.gov.ar Consignamos a continuación la declaración que en el día de la fecha emitió la Corporación de Abogados Católicos. La Corporación reclama “que la Comisión Oficial del Ministerio de Justicia suprima del proyecto todas las disposiciones que desconozcan la intangibilidad de la vida inocente”.

Dice la declaración:

Declaración de la corporación de abogados católicos

        El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación ha difundido el texto del Proyecto de Código Penal elaborado por la comisión oficial que preside su titular y coordina el Secretario de Política Criminal.
        Sin perjuicio de otros aspectos que serán objeto de posteriores comentarios, la Corporación de Abogados Católicos considera impostergable denunciar públicamente el ataque contra la vida inocente que se procura a través de las reformas que propone dicho proyecto.
        Hay un principio de Derecho Natural que la legislación positiva debe observar estrictamente según el cual nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente.
        Ese precepto fundamental, inscripto en el corazón de todos los hombres, y que no puede ser excepcionado en circunstancia alguna, se encuentra en el proyecto desconocido y vulnerado por varias de sus disposiciones, especialmente las que se refieren: 1°) a la permisión absoluta del aborto en los tres primeros meses de gestación (art.93); 2°) a su justificación durante el resto del embarazo con motivaciones genéricas (“peligro para la salud física o psíquica de la madre”) que equivalen a su total despenalización (art. 92 inc. a); 3°) a que durante los nueve meses de gestación la madre y el médico puedan disponer a su arbitrio de la vida humana inocente engendrada después de una violación (art.92 inc. b); y 4°) a la atenuación y aún a la eximición de pena a quien practicare la eutanasia con un enfermo incurable o terminal (art.89).
        Tamañas agresiones contra la vida humana en sus tramos más vulnerables, cuando requiere mayor protección y respeto, contrastan con la preocupación por preservar con sanciones penales las especies amenazadas o en peligro de extinción (arts. 206/210).
        El proyecto propone así una grave discriminación contra personas humanas cuyo derecho a la vida se encuentra proclamado y garantizado en instrumentos internacionales que tienen jerarquía constitucional. 
        Reclamamos que la Comisión Oficial del Ministerio de Justicia suprima del proyecto todas las disposiciones que desconozcan la intangibilidad de la vida inocente. 

Alberto E. Solanet, Presidente; Juan Manuel Medrano, Secretario

info@abogadoscatolicos.org.ar

Fuente: Notivida, año VI, nº 354, 24 de mayo 2006.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*