A 50 años del incendio de Sociedad Italiana

En ese momento funcionaba el Gran Cine Pueyrredón de la empresa Atilio Albanesi y tenía su sede el Centro Ciudad de Rafaela. Contaba con 250 plateas y sus palcos en planta baja y primer piso. En su escenario estuvo Lisandro de la Torre, entre otros.

Por Emilio Grande (h.)

Compartir:

Eran las 11:30 horas del 1 de noviembre de 1958 cuando se desató un incendio en el edificio de la Sociedad Italiana “Vittorio Emanuelle II”, ubicada en calle Pueyrredón 262, donde funcionaba el Gran Cine Pueyrredón, de la empresa Atilio Albanesi, y también tenía su sede el Centro Ciudad de Rafaela (se desarrollaban los famosos carnavales). La crónica de ese día dice que el siniestro se habría iniciado por un corto circuito en la casilla de máquinas proyectoras de la empresa cinematográfica, donde encontró fácil y rápida combustión, propagándose vorazmente a casi toda la sala. De inmediato se solicitó auxilio a la Jefatura de Policía y a la Municipalidad, mientras tanto empezaron a llegar los curiosos que ocuparon toda la calle Pueyrredón entre Sarmiento y Brown, y otras arterias adyacentes, calculándose en más de 3.000 personas. Intervinieron cuatro camiones-tanque de la ciudad y el cuerpo de bomberos de Santa Fe (llegó al final) para extinguir el fuego, después de casi dos horas de denodado trabajo. Miembros del CCR, ayudados por algunos presentes, retiraron muchos objetos de valor (entre ellos un piano Steinway & Sons traído desde Estados Unidos que se utiliza actualmente en la sede de bulevar Lehmann 218) y muebles de toda clase los que fueron transportados a la calle. Una vez apagado totalmente el incendio, se pudo observar que de las instalaciones del cine no quedó casi nada, ya que se quemaron butacas, escenario, vestuarios, muebles y útiles. Se salvaron las máquinas proyectoras y un letrero luminoso con la propaganda del cine. El edificio, desde el segundo vestíbulo hasta detrás del escenario, quedó reducido a paredes y techo de chapas (horas más tarde se derrumbó), con desprendimientos importantes que lo dejaron prácticamente inutilizado. Las pérdidas se estimaron en un millón de pesos de aquella época, de los cuales 300.000 correspondieron al cine-teatro (el 30%) y el resto al edificio de la Sociedad Italiana. En cambio, no resultó perjudicado el CCR porque sus objetos fueron retirados a tiempo. En el recuerdo de muchos rafaelinos quedarán sus cómodas plateas (250), sus palcos (en planta baja y primer piso) y su escenario (tenía un piso de madera móvil) por donde desfilaron Orfilia Rico, Camila Quiroga, los hermanos Podestá, Ermete Zacconi, el científico alemán Nicolai, Lisandro de la Torre, Nicolás Repetto, Rodrigo Soriano, Aniceto Alcalá Zamora, el general Caviglia, el pintor Zuliani, entre otros. En este contexto hay que decir que 20 años después -el 24 de octubre de 1978- se habilitó la remodelada sala de la Sociedad Italiana. Por su parte, el Centro Ciudad de Rafaela construyó su propia sede que inauguró el 11 de octubre de 1969 en bulevar Lehmann 218.

Emilio Grande (h.)

Fuente: La Opinión, revista “Hechos y sucesos”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*