“La clave son los valores”, asegura Oscar Parra, presidente del Centro Comercial e Industrial de Rafaela

Oscar Parra, uno de los representantes del Grupo Parra, con varias responsabilidades a cargo sumadas a la presidencia del Centro Comercial e Industrial de Rafaela, ofrece una perspectiva poco frecuente en el ámbito industrial, empresarial o económico. Pensar en valores, no es perder tiempo y aunque los números sean fríos, los hechos aquí demostrarán todo lo contrario.

Por Ana Rosillo (Rafaela)

Compartir:

Su nombre es Oscar Teófilo Parra, conduce junto a sus cinco hermanos la reconocida “Clínica Parra” iniciada por sus padres hace más de 40 años. En 1995 surge el “Hogar San Francisco de Asís”, un establecimiento modelo donde trabajan 40 personas y residen más de 65 abuelos. Tres años después, de la mano del mismo impulso, sería el momento de inaugurar el “Hotel Parra & Suites”, que cuenta con 40 habitaciones y brinda prestigio y calidad al centro de la ciudad. Ese mismo año se sumó a la lista “Cardón”, una franquicia comercial de ropa que ofrece una ética con valores de tierra adentro. Demasiados exitosos emprendimientos conforman una lista que obviamente tiene sus consecuencias; el 29 de septiembre asume Oscar Parra como presidente del Centro Comercial e Industrial de Rafaela. En esta basta trayectoria, el esfuerzo compartido y la unión familiar en asuntos de empresa, señalan una constante que no puede desatenderse. El compromiso de la gente fue un aliciente para iniciarse y continuar cerca de la entidad, observar a los dirigentes y aprender de ellos. Durante seis años, Roberto Lencioni junto a Federico Sepliasky, estuvieron en la presidencia del Centro Comercial e Industrial y ellos fueron de gran importancia para lograr mayores compromisos. Luego Marta Wiliner finalizó su mandato en la entidad y ya no quedaron demasiados pasos por delante, pero si una gran misión. “Son nombres de gente de la ciudad, que me enseñaron este camino, que a su vez aconsejo a todos los dirigentes en general, tanto en el barrio, en el club, en alguna comisión de cultura, sindical, empresarial o incluso política”, asegura Oscar. El espíritu emprendedor y el compromiso son dos pilares necesarios para no criticar desde afuera, señala el gerente del Hotel Parra y, de algún modo, su trayectoria valida y garantiza una frase que no es fácil sostener. En este sentido, plantea que los derechos y deberes de un ciudadano se constituyen en la práctica, mediante acciones y ante la necesidad de resolver problemas para la comunidad en general.

¿Qué compromiso implicó tomar la decisión en la presidencia del Centro Comercial e Industrial para el grupo Parra? – “Primero le pedí permiso a la familia, porque cuando comenzás un rol público, también necesitás respaldo familiar, hay alguien que tiene que cuidar las espaldas cuando uno se dedica a otras cosas. Creo que uno es lo que es por su historia y, también eso implica un reconocimiento a la trayectoria familiar desde mi abuelo carbonero a nosotros que, mamamos los valores de nuestros antecesores. Creo que la unidad familiar, el trabajo, el compromiso, tuvieron su reconocimiento positivo en la ciudad, es coherente con nuestra historia y es lo que podemos sumar al Centro Comercial e Industrial”. ¿Los valores tienen peso en la organización empresaria?
– “La responsabilidad con la que se ejercen algunos roles es fundamental en todo ámbito, como también los valores con los cuales se concretan. Me fui formando en Acde (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa) escuchando a Monseñor Franzini, haciendo bastantes capacitaciones y traje algunas para que los empresarios las hagan aquí en Rafaela. Estoy agradecido, porque cuando uno va tomando mayores responsabilidades, la formación en valores es muy importante ya que lo que uno hace o dice repercute en otros. En este sentido, considero que esa formación a nivel dirigencial, docente, político o sindical, es muy importante para desarrollar la autocrítica y el aprendizaje permanente”.

Destacado: Fallas del sistema “La libre empresa que tuvo un rol importante en el progreso de muchos países por el espíritu emprendedor y las libertades, generó riqueza para muchos países y personas, pero falló en lo social, en la responsabilidad social de la libertad económica. La libertad es buena, pero el abuso es irresponsable en el ámbito que sea (no sólo en lo económico), si uno no respeta los derechos de los otros y sus límites comete errores. En la economía pasó eso, hubo ricos muy ricos y pobres muy pobres y, a los que tenían esa habilidad le fue muy bien. La libertad con responsabilidad es el motor de los sistemas económicos, es la contención de las situaciones sociales”.

¿Tuvo fallas la globalización? – “Creo que la globalización falló en que quiso imponer la idiosincrasia de los más fuertes sobre los más débiles. Es importante que Argentina se sume sin perder sus valores y su idiosincrasia. Hoy, los más fuertes impusieron sus modelos a los demás, encontramos cosas chinas por todos lados y esto justamente tiene que ver con la pérdida de valores. La industria, la cultura o la artesanía local no está contemplada e incorporada para ir hacia el mundo con nuestros productos y esto es lo que tenemos que revertir”. ¿Hay modos concretos de llevar adelante esta política desde el CCI? – “Se discutió un plan estratégico y una de las líneas que se determinó fue la Responsabilidad Social Empresaria, porque esto que estoy viendo otros lo también lo vieron. Hay que empezar a hablar de ciertas cosas, incluso llama la atención que hoy en la actividad política no discuta sobre responsabilidad, valores o ética. Aclaro que no soy ejemplo, pero siento que hay que ir en ese camino y formarse. Creo que desde el Centro Comercial e Industrial podemos aportar a la comunidad, hacer nuevas autocríticas y generar ejemplos para que otros se contagien. Me propuse lograr consenso y diálogo, que es lo que considero le falta hoy a nuestro país y lo pudimos ver en innumerables ejemplos. Sin dudas, cuando mejor le puede ir a una familia o a una empresa, es cuando las discusiones y la falta de diálogo desaparecen”. ¿Tiene importancia el recambio de autoridades dentro de una institución? – “Hace 25 años estamos en democracia y hay que profundizarla políticamente en las instituciones. El recambio generacional o de rotación de personas en los cargos públicos es muy importante como también dentro de una empresa. En las instituciones debe haber ese recambio porque sino se nota, hoy pasa que hasta en la AFA cuando no hay esta democracia real acaparan el poder unos pocos en desmedro de todos”.

Destacado dos: “La democracia real se construye no solo en el momento que vamos a votar, sino en la vida diaria de la ciudad, de la provincia, la nación y de las instituciones en general. Los valores, la libertad, la democracia, el respeto, el compromiso, esas cosas son las que no deben cambiar gobierne quién gobierne, haya crisis, sequías, o lo que fuera. Las crisis pasan, son temporales, lo que no debe cambiar y más aún en la crisis son esos valores”.

¿Qué consejos podrías dar a empresarios o trabajadores en esta época de crisis? – “Hablábamos de los valores, la libertad, la democracia, el respeto, el compromiso, esas cosas son las que no deben cambiar gobierne quién gobierne, haya crisis, sequías, o lo que fuera. Las crisis pasan, son temporales, lo que no debe cambiar y más aún en la crisis son esos valores. Enfrentar la crisis unidos cambia la perspectiva de los resultados que podamos lograr. En Estados Unidos, demócratas y republicanos se están uniendo, parece que civilmente es un país que va unido. Argentina unida también sería otro país, un país integral que hubiera llegado mejor parado frente a la crisis mundial. Pero también hay que tener en cuenta que las crisis traen oportunidades. Los valores son la clave, no quiero ponerme como ejemplo, simplemente creo que hay que ir por ahí y ese es el camino para estar mejor”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*